Sacrificio de dama

agosto 05, 2009 , 0 Comments


¿Por qué a veces dejamos escapar ciertos sacrificios? Para muchos es un problema de cálculo. El jugador que no ve alguna combinación es porque calcula peor. No estoy nada de acuerdo con esto. A veces he hecho la prueba. Revisando con alguno de mis alumnos una partida suya, paro en el momento en que ha dejado escapar la combinación y le digo: "Aquí juegas y ganas". En muchos casos, y de manera casi inmediata, el alumno encuentra la combinación, incluso cuando el cálculo trae consigo largas y difíciles variantes.

El problema es el materialismo. Muchos jugadores están tan apegados al material (a "su material") que incoscientemente descartan cualquier jugada que implique una concesión de material. Este es un problema que debe ser resuelto de raiz, trabajando constantemente con el alumno con ejemplos de entregas de material. También es importante que, durante las clases, el alumno se enfrente a las posiciones sin saber si el bando que juega debe ganar o luchar por el empate, o encontrar una buena defensa, o buscar el plan adecuado para mantener el equilibrio, o buscar una línea de ataque, etc... Simplemente debe encontrar el mejor camino. No tiene mucho sentido decirle "blancas juegan y ganan", en una posición donde las blancas sacrifican la dama, porque probablemente, al saber que se trata de un problema, buscará todo tipo de sacrificios y, sin embargo, durante sus propias partidas no lo hará. Es importante que el alumno aprendar a pensar en cada posición sin saber a lo que se enfrenta.

Sabemos que hay ciertos jugadores que tienen mucha facilidad para ver aquellas combinaciones que implican grandes concesiones de material. Muchas veces hablamos de intuición (ver artículos La intuición en el tablero y Continuando con la intuición) Bien, detrás de eso que llamamos intuición suele haber un buen trabajo.

El caso es que en muchas ocasiones el cálculo no es suficiente, como ya decíamos en alguno de los artículos referidos. Cuanto mayor es la concesión de material que hay que realizar en determinada combinación, más difícil será para nosotros realizarla. Hace poco recomendé a los lectores de este blog el libro Ajedrez de Torneo de David Bronstein. Nunca olvidaré un sacrificio de dama que encontré en este libro y que me impresionó mucho.



Averbach - Kotov 1953
Juegan negras

30...Dxh3+

No creo que con el cálculo puro se pueda llegar a ver todas las variantes que este sacrificio implica. Lo importante es reparar en él, considerarlo, entender las posibilidades de ataque que aparecerán.

31.Rxh3 Th6+ 32.Rg4 Cf6+ 33.Rf5 Cd7 34.Tg5 Tf8+ 35.Rg4 Cf6+ 36.Rf5 Cg8+ 37.Rg4 Cf6+ 38.Rf5

Las negras, que ya han repetido un par de veces posiciones, capturan en d5 para poder alargar la partida hasta la jugada 40 sin repeticiones. En esta época la partida se aplazaba tras 40 movimientos.
38...Cxd5+ 39.Rg4 Cf6+ 40.Rf5 Cg8+ 41.Rg4 Cf6+ 42.Rf5 Cg8+ 43.Rg4




43...Axg5 44.Rxg5 Tf7 45.Ah4 Tg6+ 46.Rh5 Tfg7 47.Ag5 Txg5+ 48.Rh4 Cf6 49.Cg3 Txg3 50.Dxd6 T3g6 51.Db8+ Tg8 0–1

Luís Fernández Siles

Entrenador de ajedrez y director de Capakhine, la revista de ajedrez para los niños y sus padres.

0 comentarios: