Continuando con la intuición

mayo 07, 2009 , 0 Comments


En el artículo de ayer hablamos de la intuición y nos quedamos viendo una interesante posición surgida de la reciente partida Azarov - Socko. Si el lector viene con los deberes hechos a continuación puede comparar su tipo de pensamiento con los describo en las siguientes líneas. Si acabas de llegar a este artículo sin haber leído el de ayer, te invito a que lo hagas ahora.

Nos quedamos en este diagrama.









¿A qué conclusión podemos llegar tras examinarla detenidamente? ¿Cómo actuaríamos si jugáramos con blancas?


Un principiante (llamémosle A), no se percataría de que la situación del rey en la misma diagonal de la dama hace que el peón de d6 esté clavado y de que existe la posibilidad de comer en e5.


Un jugador algo más fuerte (B) jugaría rápidamente Cfxe5 y tras h5 se daría cuenta de que ha metido la pata.


Un jugador un poco más fuerte (C), tras un análisis algo superficial, pero no tanto como para no ver h5, jugaría Cgxe5 y antes de que su rival moviera ya se estaría arrepintiendo, viendo que las negras tienen una doble amenaza con f6 (un pinchito, como llaman a este tipo de doble amenaza algunos de mis alumnos sin que yo pueda evitar una sonrisa)


Otro jugador, de un nivel superior (D), descartaría rápidamente las capturas en e5, en vista del pinchito.


Si subimos un escalón más, nos encontramos con E, que valorando Cgxe5 f6 se percata de que las blancas tendrán buenas posibilidades de ataque, pero como mediante el cálculo no consigue llegar a ningún mate o alguna buena posición en la que haya recuperado el material, descarta esta posibilidad.


En el mismo escalón nos encontramos con F, que también ve buenas posibilidades de ataque, pero a las que decide no dedicarle ni medio minuto más por la sencilla razón de que no está dispuesto a sacrificar material. Estoy mejor, piensa, ¿para qué voy a entregar material?.


Y también está G en ese mismo peldaño, quien viendo las posibilidades de ataque realiza la jugada Cgxe5, mirando de reojo y con cierto gesto de superioridad a E y F. E y F no pueden evitar darse un codazo y murmurar “será tontorrón, si está en nuestro mismo peldaño”.


Unos cuanto escalones por encima está Azarov, que realiza la jugada Cgxe5 tras una profunda reflexión. En su análisis tal vez no haya sido capaz de calcular todas las posibilidades que pueden aparecer. Seguramente sí ha profundizado en muchas de ellas, pero está seguro de que sus posibilidades de ataque funcionan, no confía en los recursos defensivos del negro y, seguramente, su intuición, o como podamos llamarle, ha sido moldeada a base de estudiar buenas partidas de ajedrez y además está familiarizado con todos los recursos tácticos que le puedan aparecer en el camino, entre otras cosas porque es un jugador de ataque que con frecuencia entra en este tipo de complicaciones.

Veamos el resto de la partida.

Azarov,S (2618) - Socko,B (2637)
Ostravsky Konik - GM tourney Ostrava, Czech Rep. (2), 04.05.2009

25.Cgxe5 Axe5 26.Cxe5 f6 27.Cf3 fxg5 28.Cxg5 h6 29.Ce6+ Re7 30.c4 c5 31.Dc3 Cf6 32.Dg3 Ab7 33.Tf3 Dh8 34.Cf4 Rd7 35.Cxg6 Dd8 36.Dh4 Ce8 37.Tf7+ Rc8 38.Ce7+

1–0

Luís Fernández Siles

Entrenador de ajedrez y director de Capakhine, la revista de ajedrez para los niños y sus padres.

0 comentarios: