La intuición en el tablero

mayo 06, 2009 , 2 Comments

¿Existe la intuición en el ajedrez? ¿Qué es exactamente la intuición? Vayámonos por un momento al diccionario y veamos dos de las acepciones de la palabra. Facultad de comprender las cosas instantáneamente, sin necesidad de razonamiento. Y esta otra: Percepción íntima e instantánea de una idea o una verdad que aparece como evidente a quien la tiene.

Un buen amigo mío filósofo defendía en cierta ocasión la idea de que la intuición no existe, que cuando creemos intuir algo es porque nuestro subconsciente ha entendido algo sin que nosotros nos demos cuenta…Venía a decir que esa falta de razonamiento a la que alude el diccionario sí que se realizaba, pero en algún lugar perdido de nuestra mente y en el más absoluto silencio.

Para cierto tipo de sacrificios, la intuición, o como queramos llamarla, es casi imprescindible. Son aquellos en los que el cálculo no es capaz de darnos una respuesta, por la cantidad de variantes que pueden aparecer y la profundidad en que habría que calcularlas. Son aquellos en los que nos embarcaremos sólo porque pensamos que encontraremos algo en el futuro, porque tenemos confianza en los recursos ofensivos de nuestra posición.

Y esa intuición, o lo que sea, ¿podrá potenciarse de alguna manera? ¿Se puede trabajar ese campo? Yo creo que sí, que esa intuición puede nacer y crecer en la mente del jugador a base de ver mucho ajedrez, seguramente prestando atención a las partidas de los jugadores que más han destacado en esta faceta. Algunos podrían ser Tal, o Shirov. Aunque me gustaría incluir un nuevo nombre, un jugador que cada vez pisa más fuerte y cuyo ajedrez de ataque, creativo y, ejem…permitidme la palabra…intuitivo, lo está acercando cada vez más a la élite. Muchos tal vez lo conozcáis: Sergie Azarov.

Prestad atención a la posición a la que llegó hace un par de días, con blancas, frente al G.M. Socko:



Mueven las blancas

No hace falta dedicarle mucho tiempo a la posición para concluir que las blancas están mejor. La enorme actividad de sus piezas así parece indicarlo. Por otro lado las negras no tienen demasiado actividad y la posición de su rey, en f8, parece cuando menos sospechosa.

Os propongo un pequeño ejercicio, que puede que sirva para detectar vuestra intuición en el tablero. Pensad qué haríais vosotros. Tomaos un ratito. No uséis ningún módulo de análisis, por favor. Tenéis tiempo. Mañana continuamos.

Luís Fernández Siles

Entrenador de ajedrez y director de Capakhine, la revista de ajedrez para los niños y sus padres.

2 comentarios:

Viaje a la felicidad de Eduardo Punset, en este estupendo libro se exponen las ventajas del uso de las emociones, cuando el cerebro no es capaz de dar una respuesta rápida aun problema complicado, las emociones "irracionales" pueden darnos respuestas que no podemos retrasar, es por tanto una ventaja mas que un probelma, siempre y cuando se utilicen bien. Despues de leer el libro, el opinar "esta posición me da buenas sensaciones" cobra sentido.. ,-)

guerrero dijo...

Hombre, la jugada candidata que se me ocurre es
1.Cfxe5
La réplica negra que veo es 1...,f6 amenazando álfil y caballo, ¡que se coma el que quiera! pensarían blancas tras jugar 2.c4 amenazando tomar en b5 y recuperar la pieza tras el cambio de torres.
Si negras 2...,bxc4 entonces 3.Tf3 clava el peón f6 y agudiza el ataque al Rey...(y aquí me pierdo)

Otra opción es 1.Cxe5,f6 2.Cxg6,hxg6 y hemos eliminado dos peones defensivos por nuestro caballo que deja su casilla en f3 para la torre, no veo más lejos y mi intuición vale poco