El enroque artificial

septiembre 29, 2012 , 3 Comments

En diversos artículos anteriores hemos tratado la importancia del enroque y los problemas que pueden aparecer si se mantiene el rey en el centro. Los que deseen profundizar un poco acerca de este tema pueden leer algunos de esos artículos (¡Enrócate!, El rey en el centro o El rey pasmado). No cabe duda, por tanto, de que una de las cuestiones más importantes en la apertura es garantizar una posición segura para nuestro rey, y esto suele conseguirse mediante el enroque. Pero no siempre se puede realizar cómodamente y las necesidades concretas de la posición pueden llevar a un jugador a mover su rey en una fase temprana de la lucha, lo que supone la pérdida de la posibilidad de enrocar. En esos casos se puede buscar una posición similar a la del enroque, pero de manera artificial, lo que evidentemente supone el gasto de más tiempos para obtener lo que con el enroque se consigue en una sola jugada. Por ejemplo, si nos hemos visto con la necesidad de mover nuestro rey de e8 hasta la casilla e7, más tarde podríamos jugar la torre de h8 hasta e8 para después llevar al rey a f8 y g8. De ese modo se alcanzará una posición similar a la del enroque. Esto es lo que se denomina un enroque artificial, muchas veces necesario para que el rey alcance una posición segura a pesar de haber perdido el derecho a enrocar.

El G.M. Boris Gelfand, que está teniendo un extraordinario comienzo en el Grand Prix de Londres, en su partida de ayer frente al G.M. Adams, tuvo que recurrir a un enroque artificial, incluso más complicado que el descrito en el párrafo anterior. Veamos la partida.


Adams,Michael (2722) - Gelfand,Boris (2738)
FIDE Grand Prix - London 2012 London (7), 28.09.2012

1.e4 c5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 e6 4.0-0 Cge7 5.b3 a6 6.Axc6 Cxc6 7.Ab2 b6 8.d4 cxd4 9.Cxd4 Ab7 10.Cd2


Las negras tienen ahora dificultades para desarrollar el alfil de f8, ya que en caso de hacerlo las blancas cambiarían en c6 y el alfil de b2 capturaría en g7.

10...f6 

Con este movimiento de feo aspecto las negras tratan de anular la acción del alfil de b2, tras lo que el alfil de f8 podría ser desarrollado.

11.Dg4 

Las blancas insisten en su idea de dificultar el desarrollo del flanco de rey de las negras, lo que lleva a Gelfand a tomar una drástica decisión.

11...Rf7 



12.Tad1 Dc7 13.Cxc6

Adams ya había jugado esta posición anteriormente frente al G.M. Edouard en el 2010, aunque en aquella ocasión se decidió por 13.Cc4

13...Axc6 14.Dh5+ Rg8 


El rey ha conseguido llegar a g8, la casilla habitual en el enroque, pero con la desafortunada situación de la torre en h8. Veremos cómo Gelfand soluciona esto en las siguientes jugadas.

15.Ad4 b5 16.f4 Ae7 17.c3 Tf8 


Todo parecería más o menos natural para las negras si la torre de h8 se hallara en cualquier otra casilla de la octava fila.

18.b4 d6 19.Af2 e5 20.Tc1 Db7 21.Tfe1 Ae8 22.Df3 Af7 23.c4 h5 


Tras su última jugada Gelfand trata de justificar la presencia de la torre en h8, que más adelante podría entrar en juego a través de la columna h.

24.c5 

Un avance que se antoja algo precipitado, ya que las negras ganarán el peón de a2 tras los cambios.

24...dxc5 25.Axc5 exf4 26.Dxf4 Axa2 27.e5 

Las blancas tratan de abrir la posición para tratar de aprovechar su aparente mejor coordinación de piezas.

27...Axc5+ 28.Txc5 fxe5 29.Dxe5 


Y llega el momento en el que Gelfand decide solucionar su mayor problema: la mala posición de su torre en h8. Más adelante podrá hacer valer su peón de ventaja.

29...Th6 30.Cf3 Te6 31.Da1 Txe1+ 32.Dxe1 

La torre torpe de Gelfand ha desaparecido pero todavía Gelfand debe tener cuidado con la estructura debilitada del ala de rey.

32...Db6 33.De3 Ad5 34.Cg5 Df6 35.Cf3 Axf3 36.gxf3 Dxf3 37.Dxf3 Txf3 38.Rg2 Tf4 39.Tc6 Txb4 40.Txa6


Finalmente las negras han quedado con dos peones de más, por lo que Gelfand no perdonará en este final.

40...Tc4 41.Tb6 b4 42.Tb7 Rh7 43.Tb6 g6 44.Rg3 h4+ 45.Rf3 Rh6 46.Tb5 g5 47.h3 Tc3+ 0-1

Podéis ver la partida en el visor:



Luís Fernández Siles

Entrenador de ajedrez y director de Capakhine, la revista de ajedrez para los niños y sus padres.

3 comentarios:

Luis Bernal dijo...

Hola, tocayo. Quizá hayas visto la partida Wang - Grischuk de la Olimpiada; en ella el GM ruso empieza un enroque artificial (14...Rf8), pero se 'arrepiente' en el proceso y rompe en el flanco de rey.

Sin la base de datos a mano no estoy seguro, pero me suena una partida Sliwa - Botvinnik con la misma estructura de peones, en la que el negro completó la maniobra Rf8-g8-h7.

Sí, conozco esa partida (Wang - Grischuk)y de hecho es bueno conocer la idea de realizar esa maniobra (Rf8-g8-h7) en esas posiciones en las que el peón está en h6 y no se puede enrocar porque se perdería dicho peón.
Por cierto que la memoria no te falla. He encontrado la partida de Botvinnik que mencionas con esa maniobra.
Un abrazo compañero y gracias por tus aportaciones.

César dijo...

Hola, sobre el comentario de Luis Bernal, yo creo que Grischuk no se arrepiente sino que más bien aprovecha la pasividad de las blancas para entonces sacrificar un peón en el flanco de rey. Aquí encontré un análisis en video de dicha partida http://mundoajedrez.com.pe/lo-mejor-de-estambul-2012-wang-yue-vs-grischuk/