La aventura de los peones pasados

septiembre 04, 2012 , , , 0 Comments

De la misma forma que el dólar o el euro pueden subir o bajar, y por tanto, puede cambiar su valor de un día para otro, en el universo propio de cada partida de ajedrez el valor de las piezas puede cambiar, subir o bajar, dependiendo de las características concretas de la posición y de como éstas se van transformando. Este es un tema de vital importancia en nuestro juego y uno de los conceptos que más cuesta implantar en la mente del alumno, debido a la rigidez con la que se aprenden ciertas ideas en la primera fase de aprendizaje (precisamente este último es un tema que ya comentábamos en nuestro artículo anterior, cuando tratábamos de explicar la dificultad para encontrar jugadas que implican regresar con una pieza a su casilla de inicio).

Para muchos, el valor de las piezas quedó fijado cuando aprendieron que el peón vale 1 punto, el caballo o el alfil 3, la torre 5 y la dama 9 (otros, con menos fortuna, aprendieron que la dama vale 10). No se trata de que esta puntuación esté mal y los valores debieran ser otros. Se trata de entender que el valor de cada pieza va cambiando en el transcurso de la partida y no vale lo mismo una torre que no dispone de columnas por las que actuar que un caballo centralizado ocupando una casilla fuerte, por poner un ejemplo. ¿Vale lo mismo un peón bloqueado en su casilla de origen que un peón pasado en la séptima fila? Precisamente el valor de los peones es el que más cambia durante una partida debido a su capacidad para transformarse en otra pieza al llegar a la última fila.

Un ejemplo muy claro del enorme valor que pueden llegar a tener los peones, dependiendo de las características de la posición lo encontramos en el siguiente ejemplo que pertenece a una partida del 2002.

Rasik - Doettling  2002

En la posición del diagrama juegan las negras, que demostraron la fuerza de dos peones ligados, pasados y avanzados mediante la brillante combinación 45...Txa2, tras lo cual la torre blanca no será capaz de impedir que uno de los peones acabe convirtiéndose en una dama.

En la sexta ronda de la Olimpiada que se está jugando en Estambul, Kramnik se ha impuesto a Aronian en un importantísimo encuentro que enfrentaba a dos de los equipos favoritos para el triunfo final (Rusia y Armenia). El Gran Maestro ruso demostró lo peligrosos que pueden llegar a ser dos peones ligados, especialmente cuando su avance no se puede evitar. Veamos el momento clave.

Kramnik - Aronian  Olimpiada 2012

Las blancas se han adelantado en la lucha por el control de la columna abierta, lo que significa que las negras deben permanecer atentas ante la posible iniciativa blanca en el flanco de dama. En este momento juegan las negras, que deberían evitar las posibles incursiones del caballo blanco por a5 o c5 mediante el avance 21...b6. Sin embargo esta no fue la jugada de Aronian. Veamos cómo continuó la partida.


Kramnik,Vladimir (2797) - Aronian,Levon (2816)
40th Olympiad 2012 Open1 Istanbul (6), 03.09.2012

21...Tc7 22.Ca5 Tac8


Las negras han preferido atender a la lucha por la columna, doblando torres, en lugar de evitar la incursión del caballo enemigo. Kramnik sorprende ahora con un sacrificio de pieza por dos peones, de manera que el caballo blanco caerá en manos del enemigo pero, a cambio, las blancas quedarán con los peones a y b pasados. Teniendo en cuenta que ambos peones están ligados y que su avance difícilmente puede evitarse, la partida quedará decidida.

23.Cxb7 Txb7 24.Dxa6 Tbc7 25.b4



Kramnik, por supuesto, comienza ya el avance de sus peones.

25...Dd7 26.Db6 De8 27.b5 Cxd4

Las negras depositan todas sus esperanzas en este golpe táctico que las blancas contrarrestan debidamente.

28.Txc7 Ce2+ 29.Rh1 Cxc1 30.Txc8 Dxc8


Ahora las blancas cuentan con un sólo peón a cambio de la pieza, pero eso no tiene ninguna importancia porque el peón b de las negras podrá avanzar sin problemas.

31.Dc6

Proponiendo un cambio de damas que las negras no pueden aceptar, puesto que en caso de hacerlo el peón pasado y avanzado de las blancas no tendría ninguna oposición en su avance.

31...Dd8 32.b6 Rf7 33.Dc7+ Re8 34.Da7

Dejando paso a su peón.

34...d4 35.b7 1-0


Podéis ver la partida completa en el visor:

El tema del sacrificio de pieza por dos peones ya fue tratado en un artículo anterior, que puede ser de interés para los que quieran profundizar en el tema.



Luís Fernández Siles

Entrenador de ajedrez y director de Capakhine, la revista de ajedrez para los niños y sus padres.