Todo lo que quiso saber sobre el sacrificio en g5 y no se atrevió a preguntar

El último enfrentamiento entre Carlsen y Karjakin, que ha tenido lugar hace unos días en el Torneo Tata Steel, ha permitido que se vea en el tablero un tema de ataque de particular importancia. Se les dice a los principiantes de ajedrez que no es bueno avanzar los peones del propio enroque, pues ello debilita a nuestro rey. Y el típico avance de peones con h6 seguido de g5 para expular a un alfil molesto que clavaba a un caballo de f6, puede ser castigado con un posible sacrificio de pieza, que va a ser el protagonista de este artículo, del mismo modo que lo fue de la citada partida. Puedes verla con mis comentarios en este enlace.

Cuando explico estos sacrificios a mis alumnos siempre insisto en que, para que sea bueno, debe ser posible una de estas dos cuestiones (o las dos):

1. Que podamos aumentar la presión contra el caballo clavado de f6 (sin que consiga ser desclavado)
2. Que podamos aprovechar las columnas g y h con nuestras piezas mayores para atacar al rey enemigo.

En caso de que ni una ni otra sea posible, quizás podamos plantearnos retirar nuestro alfil a g3 y molestar más tarde ese enroque con un eventual h4.

Los suscriptores de la revista de ajedrez Capakhine conocen bien estas ideas, ya que en uno de los vídeos de la zona VIP explico con detalle todo esto.

Veamos algunos ejemplos, donde observamos que la imposibilidad del alfil de casillas negras de las negras de llegar a e7. provoca el avance de los peones del enroque, lo que permite el sacrificio que nos ocupa.


Gelfand - Topalov 1999


15.Ah4 g5 16.Cxg5 hxg5 17.Axg5 Rg7




Se ha producido el sacrificio temático de pieza por dos peones del enroque. Como vamos a ver, la justificación la encontramos en que las blancas cuentan ahora con el fuerte avance del peón f.

18.f4 exf4 19.exf4 d4

[19...Th8 20.h4]

Y las blancas fuerzan un intercambio de material que le favorece.

20.Ce4 Cxe4 21.Axd8 Txd8 22.Ad3 



3 piezas menores suelen compensar una dama, pero la descoordinación de las piezas negras y la mala posición del rey negro dan la ventaja a las blancas, que se impusieron sin problemas.

22....Cf6 23.De1 Th8 24.Dg3+ Rf8 25.Tce1 Ce7 26.Df2 Ac7 27.Dxd4 Th6 28.Ac4 Td8 29.Dc3 Ced5 30.Dc1 b5 31.Axd5 Axd5 32.Td1 Te8 33.Tfe1 Txe1+ 34.Txe1 Ac6 35.g3 Ce4 36.Dd1 Te6 37.Dh5 Re7 38.Dh8 Cxc5 39.Dh4+ Re8 40.Txe6+ Cxe6 41.f5 Cf8 42.Df6 Ab7 43.Dh8 Re7 44.f6+ Re8 45.g4 Af4 46.h4 Ac1 47.Dh5 Ce6 48.Dh8+ Cf8 49.g5 Axa3 50.g6 fxg6 51.Dg7


1–0


Los dos siguientes ejemplos son bastante más antiguos.


De Labourdonnais,Louis Charles Mahe  - McDonnell,Alexander
Londres (17), 1834

14... g5 15.Cxg5 hxg5 16.Axg5 Ad4 


Y podríamos pensar que gracias a la colaboración de su alfil, las negras consiguen defenderse. Sin embargo...

17.Ce2! Axa1 18.Dxa1 Rg7 


Nada pueden hacer las negras para evitar la clavada del alfil. Las blancas, a pesar del material de menos, ganarán sin dificultades.


19.f4

Como ya hemos comentado, aprovechar las columnas g y h con las piezas mayores es fundamental. La última jugada blanca lleva ideas de reforzar un posible avance e5, pero también de pasar la torre por la tercera fila.

19...De7 20.Dc3 b6 21.Tf3 Cc4 22.Axf6+ Dxf6 23.Tg3+ 



Las negras abandonan.

Anderssen,Adolf - Loewenthal,Johann Jacob
Londres 1851


Una vez más encontramos el mismo patrón: la clavada que no puede ser evitada porque no hay manera de llevar el alfil a e7. Y de nuevo las negras avanzan los peones del enroque para solucionar el problema.

11.Ag5 h6 12.Ah4 g5 13.Cxg5 hxg5 14.Axg5 Axd4 



Y también en este ejemplo, como en el anterior, parece que el alfil negro puede ayudar, pero...

15.Cd5 Ae6 16.Tb1 Tb8 17.Tb3 

El paso de la torre por la tercera fila es el más habitual de los métodos para aprovechar las columnas g y h.

17...Rh7 



18.Axf6 Axf6 19.Dh5+ Rg8 20.Cxf6+

1–0

Y para que quede claro el tema del sacrificio en g5 os invito a leer mis comentarios de la partida Carlsen - Karjakin en mi web de clases de ajedrez.


Carlsen - Karjakin
Wijk aan Zee 2017

Luís Fernández Siles

Entrenador de ajedrez y director de Capakhine, la revista de ajedrez para los niños y sus padres.

0 comentarios: