La eficacia de lo simple

abril 27, 2009 4 Comments


Hace un par de días pude ver a dos jugadores sub16 jugando un final de torre y peón de caballo contra torre en la primera mesa de un torneo. La posición era tablas y ese fue el resultado final. Sin embargo me llamó la atención como el más fuerte de ellos, que era el que tenía el peón de más, intentaba vencer de todas las maneras posibles, llevando la torre por un lado, ahora por atrás, ahora por delante, depués trataba de progresar con su rey... Cada intento de conseguir algo en ese final era defendido por su rival, que cada vez usaba una manera diferente de defenderse, que improvisaba sobre la marcha y que resultaba efectiva. Eso sí, jugaban el apuro de tiempo y el bando defensor tenía que pensar la manera de defenderse cada vez que su rival hacía un nuevo intento.

Hay ciertos métodos defensivos muy útiles de conocer, a la vez de fáciles de recordar, que deben formar parte del conocimiento de cualquier ajedrecista.

Tanto en el final de torre y peón de caballo (peón b o peón g) contra torre, como en el caso de que sea peón de torre (peón a o peón h), la defensa pasiva en la primera línea resulta tan eficaz como simple. No hace falta ni siquiera recurrir a la posición de Philidor (que ocupará algún artículo en este blog en el futuro), tan sólo hay que situar el rey del bando defensor en la casilla de coronación del peón enemigo y colocar la torre en la primera fila, defendiendo al rey de cualquier jaque, como vemos en el siguiente diagrama.



Las blancas permanecerán pasivas una vez que lleguen a la posición del diagrama, moviendo su torre por la primera fila, estén donde estén las piezas del negro. El negro no puede progresar, tan sólo podría intentar situar su peón en b2, su rey en b3 y la torre en a1 dando mate, pero como es lógico, en cuanto las negras amenacen ese mate, las blancas darán jaque en la tercera fila y el peón de b2 se pierde.

Es bastante simple, repito, además sencillo de recordar, y se puede llegar a producir con cierta frecuencia.

Pero por favor, no olvidemos que la defensa pasiva que acabamos de ver sólo sirve cuando el peón es de torre o de caballo.

Luís Fernández Siles

Entrenador de ajedrez y director de Capakhine, la revista de ajedrez para los niños y sus padres.

4 comentarios:

son cosas interesantes, y que pasamos por alto en las partidas. espero ensayarlo y comprobar que lo he asimilado. chasgracias!

SALUDOS CORDIALES:
EXCELENTE BLOG, REALMENTE SUBES BUENOS ARTICULOS QUE SIRVEN PARA EL CONOCIMIENTO DE LOS JOVENES AJEDRECISTAS...Y DE LOS AVANZADOS TAMBIEN.
YA AGREGUÉ A SU BLOG ENTRE MIS FAVORITOS.
ATTE NIBALDO CALVO BUIDES
http://nibaldocalvo.blogspot.com/

muchas gracias luis la verdad que es facil de recordar y muy eficaz,muy interesante ,gracias y un saludo.

muchas gracias luis muy interesante,facil de recordar y eficaz,gracias y un saludo,estamos aprendiendo mucho en est blog,