Lección de ajedrez de Vishy Anand sobre los peones pasados

diciembre 12, 2013 , , 1 Comments

Si bien el peón se considera la unidad, en cuestión de poder ajedrecístico, ya hemos discutido en este blog en más de una ocasión lo relativo del valor de las piezas. Algo que si cabe es aun más variable en el caso de los peones, dada su capacidad de convertirse en otra pieza en caso de que lleguen a la octava fila. No valdrá lo mismo, evidentemente, un peón bloqueado en su casilla de origen, que un peón pasado y avanzado. El valor de los peones, además, va en aumento conforme van desapareciendo otras piezas del tablero. Los peones en los finales son, por tanto, sumamente importantes, los grandes protagonistas. 

Recuerdo que en cierta ocasión, bromeando, le comenté a mi buen amigo el G.M. Carlos Matamoros, que mi peón preferido era aquel, pasado, avanzado y protegido, que ha llegado a la séptima fila y se halla realizando una doble amenaza contra rey y dama enemigos. Tras algunas risas quedó serio de pronto y me preguntó: "¿y no prefieres que esté dando mate?" 

Los peones, como decimos, ganan en valor en los finales y son especialmente peligrosos si son pasados. Los peones ligados y pasados serán, como es facilmente imaginable, los más peligrosos de todos. En caso de que ambos bandos posean peones ligados y pasados, ya no será tan importante quién tiene un peón de más o de menos, sino quién tiene los peones más avanzados. Recuerdo que poco después de adquirir esta idea (no recuerdo en qué libro la aprendí) jugué una partida en la que pude aplicarla. Forcé un final de torre contra torre. Mi rival quedaba con los peones a, b y c, pasados y ligados, y yo quedaba con los peones de g y h, pasados y ligados. Sin embargo, a pesar de mi peón de menos, mis peones se hallaban más avanzados e incluso a mi me sorprendió la facilidad con la que pude imponerme en semejante final. 

Este tema del poder de los peones pasados y avanzados (e incluso ligados) apareció ayer en la partida McShane - Anand, en donde el jugador indio se impuso, a pesar de tener calidad de menos, gracias a la fuerza de sus peones pasados, ligados y avanzados. 

Podéis ver la partida en un visor en este enlace.

McShane,Luke J (2684) - Anand,Viswanathan (2773)
5th London Chess Classic Rapid London (1), 11.12.2013


20.Cf6+ 

Inicio de una combinación con la que las blancas pretenden ganar calidad, con la incursión de la dama en el flanco de dama negro. 

20...gxf6 21.Dxb7 Ce5 

[21...e5 resultaba también interesante] 

22.Dxa8 

[22.Dc8+ Re7 23.Ae4] 

22...Ad6 



23.c5 

Las blancas tratan de desviar al alfil que defiende al caballo de b8, pero las negras fuerzan una variante en la que mantendrán ciertas chances prácticas. 

23...Cf3+ 24.Dxf3 Dxf3 25.gxf3 Axf4 



Las blancas han quedado con calidad de más y su posición debe ser superior. Sin embargo, como vamos a ver, la presencia de peones pasados por ambos bandos, y la posibilidad de que esos peones pasados obtengan el apoyo de otros peones propios, buscando su avance y la creación de peones pasados, ligados y avanzados, restará importancia al tema de la calidad, ya que de hecho las torres blancas no disponen de una especial actividad en esta posición que pueda servir para marcar la diferencia frente a una pieza menor. Como decimos, los peones pasados serán los protagonistas a partir de este momento. 

26.b4 Cc6 27.Ab5 Rd7 28.Tfd1 e5 29.a3 f5 

Lógicamente cada bando tiene en mente sumar el apoyo de otros peones a su peón pasado. 

30.Rf1 Rc7 



31.Re2?! 

[31.Ad3 impidiendo de momento el avance del peón e de las negras, parece más prudente.] 

31...e4 32.fxe4 fxe4 

Los peones centrales negros muestran ahora todo su peligro. 

33.Axc6 d3+ 34.Rf1 Rxc6 



Como explicábamos en líneas anteriores, la calidad de más no tiene una importancia especial en esta posición. Ninguna de las torres blancas ha conseguido una actividad remarcable. Lo esencial en esta posición son los peligrosos peones pasados de cada bando, y parece que los negros, más avanzados y con el reciente apoyo del peón e, que se ha sumado a la lucha, son ahora más peligrosos. 

35.Rg2 Rd5 36.Tg1 Ae5 37.Tad1 Tg8+ 38.Rf1 Txg1+ 39.Rxg1 f5 



40.Rg2 Rd4 41.c6 f4 42.b5 Ac7

Parece que el alfil tiene incluso más facilidad para parar el avance de los peones rivales que la torre blanca de hacer lo propio con los peones centrales negros, que van a decidir la lucha. 

43.Tb1 d2 44.Rf1 Rd3 45.a4 e3 46.fxe3 fxe3 



Y todo termina, ya que las blancas no pueden parar el avance del peón e de las negras. 0-1

Si os resulta más cómodo podéis ver la partida en este enlace.

Luís Fernández Siles

Entrenador de ajedrez y director de Capakhine, la revista de ajedrez para los niños y sus padres.

1 comentarios:

robvilar dijo...

El tema de los peones avanzados y ligados es importante. Pero además noten como el rey negro se emplaza muy bien en el centro alcanzando una gran actividad, mientras el rey blanco tiene problemas para activarse, viéndose arrinconado por peones y piezas negras en la esquina.