La desgana de Carlsen

marzo 24, 2013 , 3 Comments

En los últimos tiempos los jugadores de élite de los torneos deben colaborar con la prensa, algo lógico si se pretende ayudar a la difusión del ajedrez. Este tipo de ruedas de prensa o, a veces, lecciones magistrales de los jugadores, son un atractivo más de las competiciones de élite. También hay torneos cerrados con un número de jugadores impares, donde el jugador que descansa debe ayudar a los comentarios en directo de las partidas  que se están jugando. Todo un lujo. Claro que no todo el mundo colabora con el mismo interés. Observad el vídeo de la conferencia de prensa de Radjabov y Carlsen tras su partida. Carlsen no está acostumbrado a tener que luchar en posiciones tan difíciles en los últimos tiempos. Y parece que lo único que quiere es que todo acabe. Se tapa la cara, mira constantemente para otro lado, casi se sitúa en varios momento girando su silla y dando la espalda a la presentadora y a Radjabov...y cuando finaliza la conferencia de prensa desaparece a toda velocidad...

No hace falta ser un psicólogo experto para apreciar la desgana que muestra Carlsen en la conferencia de prensa. Menos mal que Radjabov fue más participativo y salvó el acto. Nos podemos imaginar lo cansado que estaba Carlsen en ese momento, tras la dura partida, pero un número uno mundial como él, deberá cuidar más estos detalles en el futuro, por el bien de su imagen y del ajedrez en general.

Luís Fernández Siles

Entrenador de ajedrez y director de Capakhine, la revista de ajedrez para los niños y sus padres.

3 comentarios:

Con tus palabras uno se queda observando cada gesto de Carlsen... ¿Hay desgana? Alguna hay pero diría que la palabra fastidio define su estado de ánimo. Acababa de meter mucho la pata y casi pierde, ¿no? Demasiado para alguien con un talento tan exigente.

Adjabov está más entregado en la entrevista pero Carlsen no deja de mostrar interés, aunque entreverado con su disgusto, que le hace renunciar a veces a tomar la palabra o a extenderse en su explicación. Su actitud es muy propia de un joven; tiene casi, casi, un sesgo adolescente. Deja a Adjabov el protagonismo. Incluso Carlsen me termina resultando simpático con su actitud vital y su disgusto.

No creo que la imagen del ajedrez sufra nada. (¿Sufrió acaso con Fischer?). El ajedrez no necesita tanta "corrección". Ahí están los dos, comentando...

Querido Guillermo, lo de que "el ajedrez no necesita tanta corrección" ya me lo dirás cuando arbitres...

Las nuevas y desde mi punto de vista acertadas condiciones con las que los jugadores de élite asisten a los torneos (obligación de atender a la prensa o comentar partidas) ayudan mucho a la difusión del ajedrez y seguimiento de los torneos, pero si los jugadores de élite no ponen interés en esa tarea no tiene tanto sentido, y en mi opinión, el número 1 mundial, como gran foco de atención, debe dar ejemplo.

Un abrazo y gracias por tu opinión Guillermo.

Hombre, Luis, la incorrección es la supervivencia del arbitraje...

Ma non troppo (¡Dios mío, que no haya violencia ni agresión ni estupidez!).

Aunque en esto de la corrección creo que cabe diferenciar, según la manifestación ajedrecística de la que hablemos.

Gracias a tí por ofrecernos tanto en tu "revista" (blog), que tanto éxito tiene en todas partes.