Brillante recurso en un final de alfiles de distinto color

enero 07, 2013 , 0 Comments


Los finales de alfiles de distinto color tienen fama de tablíferos. Una fama relativamente justa, si tenemos en cuenta que en muchos de estos finales no se puede forzar la victoria incluso con varios peones de más. Ya hablamos de ello en un artículo anterior.

En una partida de ayer, uno de mis alumnos llegó a uno de esos finales, en donde a pesar de su peón de ventaja parecía imposible que la partida no acabara en tablas. Sin embargo un brillante recurso consiguió desnivelar la balanza. Veamos como ocurrió.

Manuel,Moreno Alberti (1960) - José Carlos,Redondo Benavente (1742)
XXIV Open Internacional de Roquetas Roquetas de Mar (6), 06.01.2013


Todo parece indicar que el final es de tablas. El peón de c2 de las negras está bloqueado por el rey blanco, de manera que podríamos pensar que las blancas sólo tienen que realizar jugadas con su alfil para asegurar el empate, ya que la rigidez de la estructura de peones en el flanco de rey no invita a pensar que en ese sector del tablero las blancas puedan progresar. Ni siquiera si las negras acercan el rey hasta amenazar el peón de g3 parecen que puedan hacer nada, puesto que las blancas mantendrían su alfil en h4 y se limitarían en ese caso a mover su rey a d2 y c1. Sin embargo el joven y prometedor ajedrecista José Carlos Redondo encontró un camino brillante para imponerse, forzando un sorprendente zugzwang.

60...Rd3 

El rey se dirige hacia los peones blancos. 

61.Ah6 Ag4 

Como veremos, situar el alfil en f5, defendiendo el peón de c2 desde una nueva diagonal, resultará fundamental. 

62.Ag5 Af5 



63.Af6 Re2 64.Ag5 Rf3 65.Ah4 



Todavía parece que las negras no pueden conseguir nada. Ahora el rey blanco puede jugar por las casillas d2 y c1, manteniendo el alfil en h4. 

65...g5!! 66.fxg5 

[66.Axg5 Rxg3] 

66...Ag6!! 



Y de esta manera las blancas sólo podrán mover su rey y las blancas forzarán al rey blanco a salir de c1. 

Hay que decir que si en cualquier momento las blancas juegan g4, las negras capturarían ese peón con el de h5 y el nuevo peón pasado resultante sería decisivo. 

67.Rd2 Rg2 

[Claro que el rey negro debe evitar las casillas f2 y e1. 67...Rf2? 68.g4+] 

68.Rc1 



68...Rg1 

Si 68...Rf1 69.Rd2 y el rey negro no se puede acercar.

69.Rd2 Rf1 70.Rc1 Re2 



71.g4 

[71.Rb2 Rd1 ganando sin problemas.] 

71...hxg4 

Y las blancas abandonan ya que se verán obligadas a entregar el alfil por el peón negro de g, tras lo cual el final se gana de manera sencilla. 0-1

He encontrado un precedente de esta idea en el final artístico de Herseth, de 1792, donde se aplica la misma idea.



Después de ver el final anterior no es necesario aportar la solución de Herseth, idéntica a la encontrada por José Carlos Redondo durante la partida.

Podéis descargar este artículo en pdf y base de datos para ChessBase en la sección de descargas de mi página web.

votar

Luís Fernández Siles

Entrenador de ajedrez y director de Capakhine, la revista de ajedrez para los niños y sus padres.

0 comentarios: