La última ronda

agosto 24, 2010 3 Comments


Todo está cerca de concluir cuando el reloj se pone en marcha por última vez en el torneo. Cuando llega la última ronda nada parece igual que en las partidas anteriores. La última ronda de un torneo suele estar acentuada con situaciones peculiares. Si uno está realizando un buen torneo no quiere estropearlo por una mala partida final. Si el torneo está siendo un desastre uno puede sentir que está ante la última oportunidad de enderezarlo, o sencillamente tiene ganas de terminar con esa pesadilla, volver a casa, y pensar, en todo caso, en el siguiente.

Muchas veces nos equivocamos pensando que debemos de jugar de una manera especial por tratarse de la última ronda, muchas veces nos dejamos llevar por la presión, por los nervios, por la responsabilidad, especialmente cuando tenemos posibilidades de realizar una bueba actuación.

Hace poco uno de mis alumnos dependía de sí mismo para proclamarse campeón de España de su categoría. En la última ronda se enfrentaba al jugador que lideraba la clasificación, sólo con medio punto más que él. Tras pocas jugadas firmó el empate, en una posición más o menos igualada, tal vez ligeramente mejor para él. Se aseguró el segundo puesto, pero dejó de luchar por el primero. No tomó la mejor decisión. Uno está en la obligación moral de luchar por ganar un torneo siempre que sea matemáticamente posible, y una decisión como la de empatar sin seguir luchando sólo estaría justificada en una posición muy inferior.

Hace unos días, en el Campeonato de España femenino una fuerte jugadora de mi ciudad lideraba el torneo al llegar a la última ronda. Con tablas se aseguraba el campeonato. Ella suele buscar posiciones agudas, parece gustarle mantener la iniciativa y tener posibilidades de ataque. Me dio la impresión, al ver la partida, de que pensaba en conseguir unas tablas desde la primera jugada. Con blancas entró en una variante en la que cambiaba muy temprano las damas. No creo que fuera una buena decisión, teniendo en cuenta su estilo. Cuando se juega pensando en conseguir las tablas es muy probable que se acabe perdiendo, y eso fue lo que sucedió.

A veces sería mejor jugar la última ronda de un torneo pensando que es la penúltima.

Luís Fernández Siles

Entrenador de ajedrez y director de Capakhine, la revista de ajedrez para los niños y sus padres.

3 comentarios:

Antonio dijo...

Hola Luís, soy Antonio, el padre de los gemelos. Efectivamente, visto desde fuera y conociendo como tú conoces a Alejandro, puede resultar chocante el desarrollo de la partida final, jugandose el título. Evidentemente tiene una explicación que la sabrás en privado y la entenderás perfectamente, como la entendimos mi mujer y yo justo cuando salió y nos la dió. Solo diré publicamente que valoró otras cosas directamente relacionadas con su hermano, y que para entender esa actitud hay que tener un hermano gemelo, jugando el mismo torneo con resultado distinto a nivel deportivo, siendo los dos del mismo nivel. A Alejandro el subcampeonato le supo a Campeonato, le sabe a Campeonato y le sabrá siempre a Campeonato, a pesar de haber sido 2º. Hay que tener una madurez mental muy grande para hacer lo que hizo. Sé que habrá gente que no lo entienda, nos da igual, Alejandro es un Campeón nato como ya ha demostrado más de una vez, y lo que hizo , como persona hace que sea más grande todavia. 129 participantes hubiesen firmado el subcampeonato antes de empezar, incluido el.

Luis dijo...

Sea como sea Antonio, estoy seguro que ambos volverán a tener la oportunidad de jugarse un Campeonato de España en la última ronda, y apuesto a que lo consiguen.

Antonio dijo...

Es muy difícil,pero tú mejor que nadie los conoces, yo se que estarán ahí muchas veces...si siguen mucho tiempo en este mundo.