La clavada eterna

marzo 11, 2014 , , 4 Comments

La clavada es uno de los principales temas tácticos del ajedrez y de hecho uno de los primeros que se deben aprender. Pero el uso correcto de las sutilezas que rodean este tema táctico en algunas situaciones no es tan conocido como se merece, por lo que en esta entrada nos vamos a encargar de profundizar en una de esas sutilezas, aprovechando la instructiva partida entre Almasi y Prizant del Campeonato de Europa que se está celebrando estos días.

Comencemos echando un vistazo a la siguiente posición.

Almasi - Prizant
Campeonato de Europa 2014

A pesar de los dos peones de menos que tienen las blancas en esta posición, la pareja de alfiles del blanco y las debilidades por las casillas oscuras del enroque de las negras compensan la inferioridad material. De hecho, que esas debilidades en las inmediaciones del rey del segundo jugador sean precisamente en casillas negras, es un hecho especialmente grave, dada la ausencia precisamente del alfil que podría controlar esas diagonales. Ya hemos hablado en un artículo anterior de lo importante que puede ser potenciar el alfil que no tiene opositor cuando disponemos de la pareja de alfiles. Si a esto añadimos la debilidad de las diagonales por las que luchará dicho alfil, el asunto gana en importancia. Por supuesto que las blancas seguirían con compensación en caso de retirar su alfil amenazado a b3 o a6, pero el G.M. Almasi se sube al tren de la táctica en este momento, buscando un ataque decisivo contra el monarca negro. 

27.Txd7! Cxd7 28.Axe6 Cc5 



Esta posición es la que realmente ha inspirado el presente artículo, pues con frecuencia insisto a mis alumnos de un nivel básico o intermedio, de lo importante que es saber mantener la tensión en muchas situaciones. Y la que tenemos ahora mismo en el tablero es de las más típicas en este sentido. Muchos principiantes e incluso jugadores de cierto nivel se precipitarían como alma que lleva el diablo y capturarían en f7 recuperando el material de manera inmediata. Resulta mucho más molesto para las negras que las blancas retrasen esa captura, al fin y al cabo inevitable. Mientras tanto las negras tendrán que estar defendiendo f7 con su dama y su rey, y no podrán organizar su juego eficazmente. 

29.Ad5 Tc8 30.Da1 

"La pieza clavada no defiende nada" proclama la conocida frase, por lo que las blancas amenazan mate en g7. 

30...Df8 



31.Te1 

Ahora se amenaza entrar en e7 con el alfil, y eventualmente con la torre, ya que del mismo modo que la pieza clavada no defendía en f7, tampoco lo hace en e7. 

31...Ce4 

Única. 

32.Af4 

32.Tc1 era en realidad más exacta. 32...Cc5 (32...Txc1+ 33.Axc1 con idea de Dd4 y Ab2, "montando el tren" contra el rey enemigo.) 33.Df6 con una fuerte iniciativa. 

32...g5 



33.Axg5! 

Brillante desviación del caballo de e4 lo que permitirá a las blancas invadir con su dama otra de las casillas que tampoco defiende la torre al estar clavada: f6. 

33...Cxg5 34.Df6 Ce4 



35.Dxf5 

Y ahora capturando un peón que tampoco defiende la torre (no voy a repetir más la frasecita de "la pieza clavada no defiende nada" vaya a ser que algún lector se enfurezca conmigo...y con razón...) 

35...Cd6 36.Df6 

Ejem...no digo nada... 

36...Te8 37.Tc1 Ce4 38.Df4 



38...Cd6? 

38...Cc5 mantiene las opciones de defensa, ya que no vale 39.Tc3? Te1+ 40.Rh2 Ce6! 41.Dg4+ Rh8 42.Axe6 Dxh6+ 43.Rg3 Tf8 

39.Tc3 

El paso de la torre por la tercera fila decidirá la lucha. 

39...Rh8 40.Axf7 1-0

Games
[Event "15th ch-EUR Indiv 2014"] [Site "Yerevan ARM"] [Date "2014.03.10"] [Round "7.37"] [White "Almasi, Zoltan"] [Black "Prizant, Jaroslav"] [Result "1-0"] [ECO "C19"] [WhiteElo "2704"] [BlackElo "2534"] [PlyCount "79"] [EventDate "2014.03.03"] 1. e4 e6 2. d4 d5 3. Nc3 Bb4 4. e5 Ne7 5. a3 Bxc3+ 6. bxc3 c5 7. h4 Qc7 8. h5 cxd4 9. cxd4 Qc3+ 10. Bd2 Qxd4 11. Nf3 Qe4+ 12. Be2 Nf5 13. O-O Nc6 14. Re1 Nfd4 15. Nxd4 Qxd4 16. Bb5 Bd7 17. Rb1 f5 18. h6 g6 19. c3 Qc5 20. c4 dxc4 21. Be3 Qe7 22. Bxc4 b6 23. Qd2 O-O 24. Bg5 Qe8 25. Red1 Rf7 26. Qa2 Nxe5 {A pesar de los dos peones de menos que tienen las blancas en esta posición, la pareja de alfiles del blanco y las debilidades por las casillas oscuras del enroque de las negras compensan la inferioridad material. De hecho que esas debilidades en las inmediaciones del rey del segundo jugador sean precisamente en casillas negras es un hecho especialmente grave, dada la ausencia precisamente del alfil que podría controlar esas diagonales. Ya hemos hablado en un artículo anterior de lo importante que puede ser potenciar el alfil que no tiene opositor cuando disponemos de la pareja de alfiles. Si a esto añadimos la debilidad de las diagonales por las que luchará dicho alfil, el asunto gana en importancia. Por supuesto que las blancas seguirían con compensación en caso de retirar su alfil amenazado a b3 o a6, pero el G.M. Almasi se sube al tren de la táctica en este momento, buscando un ataque decisivo contra el monarca negro.} 27. Rxd7 $1 Nxd7 28. Bxe6 Nc5 {Esta posición es la que realmente ha inspirado el presente artículo, pues con frecuencia insisto a mis alumnos de un nivel básico o intermedio, de lo importante que es saber mantener la tensión en muchas situaciones. Y la que tenemos ahora mismo en el tablero es de las más típicas en este sentido. Muchos principiantes e incluso jugadores de cierto nivel se precipitarían como alma que lleva el diablo y capturarían en f7 recuperando el material de manera inmediata. Resulta mucho más molesto para las negras que las blancas retrasen esa captura, al fin y al cabo inevitable. Mientras tanto las negras tendrán que estar defendiendo f7 con su dama y su rey, y no podrán organizar su juego eficazmente.} 29. Bd5 Rc8 30. Qa1 {"La pieza clavada no defiende nada" proclama la conocida frase, por lo que las blancas amenazan mate en g7.} Qf8 31. Re1 {Ahora se amenaza entrar en e7 con el alfil, y eventualmente con la torre, ya que del mismo modo que la pieza clavada no defendía en f7, tampoco lo hace en e7.} Ne4 {Única.} 32. Bf4 (32. Rc1 {era en realidad más exacta.} Nc5 (32... Rxc1+ 33. Bxc1 {con idea de Dd4 y Ab2, "montando el tren" contra el rey enemigo.}) 33. Qf6 {con una fuerte iniciativa. }) 32... g5 33. Bxg5 $1 {Brillante desviación del caballo de e4 lo que permitirá a las blancas invadir con su dama otra de las casillas que tampoco defiende la torre al estar clavada: f6.} Nxg5 34. Qf6 Ne4 35. Qxf5 {Y ahora capturando un peón que tampoco defiende la torre (no voy a repetir más la frasecita de "la pieza clavada no defiende nada vaya a ser que algún lector se enfurezca conmigo...y con razón...)} Nd6 36. Qf6 {Ejem...no digo nada...} Re8 37. Rc1 Ne4 38. Qf4 Nd6 $2 (38... Nc5 {mantiene las opciones de defensa, ya que no vale} 39. Rc3 $2 Re1+ 40. Kh2 Ne6 $1 41. Qg4+ Kh8 42. Bxe6 Qxh6+ 43. Kg3 Rf8) 39. Rc3 {El paso de la torre por la tercera fila decidirá la lucha.} Kh8 40. Bxf7 1-0

Si quieres tablas...¡juega a ganar!

marzo 04, 2014 , 0 Comments

Es bien conocido el axioma de que jugar buscando las tablas suele llevar a la derrota. Una actitud excesivamente conformista en la que las posibles ideas de actividad o de ataque son directamente descartadas, desembocan con frecuencia en posiciones extremadamente pasivas, escenarios restringidos en los que la derrota llegará casi inevitablemente.

Una vez más podremos encontrar fácilmente paralelismos entre el ajedrez y la vida, usando este tema como fondo, pero dejaré filosofías a un lado para centrarme en el didáctico ejemplo que podemos extraer de la partida de Bacrot jugada ayer en el Europeo de Yerevan. Didáctica digo, por el tema que comentamos acerca de los peligros de conformarse (e incluso buscar claramente) el empate como única opción, pero también bastante pedagógica al mostrarnos uno de los planes más frecuentes en ajedrez: el ataque de minorías.

El blanco, Tamas Petenyi, se enfrentaba a uno de los mejores jugadores del mundo, el francés Bacrot. Es posible que estuviera satisfecho de haber llegado a la posición que encontramos en el siguiente diagrama.



A pesar de que el juego de las negras pueda ser más cómodo, sin duda nos hallamos ante una posición bastante nivelada.

39.Dd2

Las blancas deciden quedar pasivas realizando la secuencia Dd2 - f2 - d2 en sus próximas jugadas. Sin embargo permanecer a la espera de acontecimientos no es buena decisión en un momento en el que el negro cuenta con un plan claro para tratar de progresar: el ataque de minorías. 

El ataque de minorías es uno de los planes más conocidos en ajedrez, principalmente famoso por su uso en las posiciones de la estructura Carlsbard propias del Gambito de Dama, pero también muy recurrente en otras posiciones. Su idea es tan cristalina que con frecuencia lo encontramos en manuales de ajedrez para explicar el concepto y uso de plan en ajedrez. Una minoría de peones avanza contra la mayoría enemiga, buscando crear alguna debilidad o abrir líneas a través de las cuales penetrar en la posición enemiga. 

Veamos como Bacrot usa este plan en la partida. 

39.g4 podría parecer natural y de hecho es una reacción habitual en este tipo de posiciones, tratando de sacar partido a la ventaja de espacio del ala de rey. Sin embargo este avance dejaría sumamente expuesto al rey blanco tras 39...hxg4 40.hxg4 Rg7

39.Tb4! era la jugada que debería realizar el blanco. La torre no sólo amenaza b7, sino que defiende b2, lo que libera a su dama de esa función, permitiéndole buscar cierta actividad en el futuro. Pero claro, para ello las blancas deberían tener en mente la posibilidad de crear alguna amenaza, en lugar de jugar de manera pasiva. 39...Tc7 (39...b5 40.Db6) 40.Dh4 

39...b5 

El objetivo de las negras consiste por tanto en romper en b4. Así que Bacrot avanza su minoría (peones de a y b) contra la mayoría blanca (peones a, b y c) 

40.Df2 Dc1 41.Dd2 Db1 42.Df2 a5 



El negro sigue preparando b4. 

43.Dd2 Rg7 44.Df2 Df5 45.De3 



45...Dc2 

Una pequeña sutileza con la que el gran maestro francés trata de retirar a la torre blanca de d4, y por lo tanto de la defensa de la casilla b4. 

46.Td2 

46.Dd2 tal vez fuera algo mejor y tras 46...Dxd2 47.Txd2 b4 48.cxb4 axb4 49.a4 h4 50.b3 Tc3 51.Tb2 Rf8 parece que las blancas, aunque pasivas, aguantan. 

46...Db1 47.Df2 



47...b4 48.axb4 axb4 49.cxb4 



49...Tc1 

Como decíamos el objetivo del ataque de minorías no es necesariamente crear una debilidad en la estructura de peones del rival, sino que en ocasiones, como podemos apreciar en este ejemplo, se consiguen abrir líneas para que las piezas invadan el territorio enemigo. Una vez ocupada la primera fila con las piezas mayores el rey blanco será asaltado de manera definitiva. 

50.b5 Tf1 51.De3 h4 52.g4 Th1+



 0-1
Games
[Event "EICC 2014"] [Site "Yerevan"] [Date "2014.03.03"] [Round "1"] [White "Petenyi, Tamas"] [Black "Bacrot, Etienne"] [Result "0-1"] [ECO "B12"] [WhiteElo "2468"] [BlackElo "2739"] [Annotator "Robot 8"] [PlyCount "104"] [EventDate "2014.??.??"] [EventCountry "ARM"] [TimeControl "40/5400+30:1800+30"] 1. e4 c6 2. d4 d5 3. e5 Bf5 4. Nf3 e6 5. Be2 Nd7 6. O-O h6 7. Nbd2 Ne7 8. Nb3 Nc8 9. Be3 Ncb6 10. Na5 Qc7 11. c3 c5 12. Nb3 a6 13. Nxc5 Nxc5 14. dxc5 Bxc5 15. Bxc5 Qxc5 16. Nd4 Bh7 17. Bd3 Bxd3 18. Qxd3 Nc4 19. Qe2 Qb6 20. Rab1 Na5 21. f4 g6 22. Kh1 Nc6 23. Rbd1 h5 24. Qf2 Nxd4 25. Rxd4 Rc8 26. h3 Rc6 27. Rfd1 Qc7 28. R1d2 Rc4 29. Rxc4 Qxc4 30. a3 Qe4 31. Re2 Qc4 32. Rd2 Qe4 33. Re2 Qd3 34. Rd2 Qb1+ 35. Qg1 Qe4 36. Qf2 O-O 37. Rd4 Qb1+ 38. Kh2 Rc8 39. Qd2 {Las blancas deciden quedar pasivas realizando la secuencia Dd2 - f2 - d2 en sus próximas jugadas. Sin embargo permanecer a la espera de acontecimientos no es buena decisión en un momento en el que el negro cuenta con un plan claro para tratar de progresar: el ataque de minorías. El ataque de minorías es uno de los planes más conocidos en ajedrez, principalmente famoso por su uso en las posiciones de la estructura Carlsbard propias del Gambito de Dama, pero también muy recurrente en otras posiciones. Su idea es tan cristalina que con frecuencia lo encontramos en manuales de ajedrez para explicar el concepto y uso de plan en ajedrez. Una minoría de peones avanza contra la mayoría enemiga, buscando crear alguna debilidad o abrir líneas a través de las cuales penetrar en la posición enemiga. Veamos como Bacrot usa este plan en su partida de ayer del Europeo que se celebra en Yerevan.} (39. g4 {podría parecer natural y de hecho es una reacción habitual en este tipo de posiciones, tratando de sacar partido a la ventaja de espacio del ala de rey. Sin embargo este avance dejaría sumamente expuesto al rey blanco tras} hxg4 40. hxg4 Kg7) (39. Rb4 $1 {era la jugada que debería realizar el blanco. La torre no sólo amenaza b7, sino que defiende b2, lo que libera a su dama de esa función, permitiéndole buscar cierta actividad en el futuro. Pero claro, para ello las blancas deberían tener en mente la posibilidad de crear alguna amenaza, en lugar de jugar de manera pasiva.} Rc7 (39... b5 40. Qb6) 40. Qh4) 39... b5 {El objetivo de las negras consiste por tanto en romper en b4. Así que Bacrot avanza su minoría (peones de a y b) contra la mayoría blanca (peones a, b y c)} 40. Qf2 Qc1 41. Qd2 Qb1 42. Qf2 a5 {El negro sigue preparando b4.} 43. Qd2 Kg7 44. Qf2 Qf5 45. Qe3 Qc2 {Una pequeña sutileza con la que el gran maestro francés trata de retirar a la torre blanca de d4, y por lo tanto de la defensa de la casilla b4.} 46. Rd2 (46. Qd2 {tal vez fuera algo mejor y tras} Qxd2 47. Rxd2 b4 48. cxb4 axb4 49. a4 h4 50. b3 Rc3 51. Rb2 Kf8 {parece que las blancas, aunque pasivas, aguantan.}) 46... Qb1 47. Qf2 b4 48. axb4 axb4 49. cxb4 Rc1 {Como decíamos el objetivo del ataque de minorías no es necesariamente crear una debilidad en la estructura de peones del rival, sino que en ocasiones, como podemos apreciar en este ejemplo, se consiguen abrir líneas para que las piezas invadan el territorio enemigo. Una vez ocupada la primera fila con las piezas mayores el rey blanco será asaltado de manera definitiva.} 50. b5 Rf1 51. Qe3 h4 52. g4 Rh1+ 0-1