El enroque artificial

septiembre 29, 2012 , 3 Comments

En diversos artículos anteriores hemos tratado la importancia del enroque y los problemas que pueden aparecer si se mantiene el rey en el centro. Los que deseen profundizar un poco acerca de este tema pueden leer algunos de esos artículos (¡Enrócate!, El rey en el centro o El rey pasmado). No cabe duda, por tanto, de que una de las cuestiones más importantes en la apertura es garantizar una posición segura para nuestro rey, y esto suele conseguirse mediante el enroque. Pero no siempre se puede realizar cómodamente y las necesidades concretas de la posición pueden llevar a un jugador a mover su rey en una fase temprana de la lucha, lo que supone la pérdida de la posibilidad de enrocar. En esos casos se puede buscar una posición similar a la del enroque, pero de manera artificial, lo que evidentemente supone el gasto de más tiempos para obtener lo que con el enroque se consigue en una sola jugada. Por ejemplo, si nos hemos visto con la necesidad de mover nuestro rey de e8 hasta la casilla e7, más tarde podríamos jugar la torre de h8 hasta e8 para después llevar al rey a f8 y g8. De ese modo se alcanzará una posición similar a la del enroque. Esto es lo que se denomina un enroque artificial, muchas veces necesario para que el rey alcance una posición segura a pesar de haber perdido el derecho a enrocar.

El G.M. Boris Gelfand, que está teniendo un extraordinario comienzo en el Grand Prix de Londres, en su partida de ayer frente al G.M. Adams, tuvo que recurrir a un enroque artificial, incluso más complicado que el descrito en el párrafo anterior. Veamos la partida.


Adams,Michael (2722) - Gelfand,Boris (2738)
FIDE Grand Prix - London 2012 London (7), 28.09.2012

1.e4 c5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5 e6 4.0-0 Cge7 5.b3 a6 6.Axc6 Cxc6 7.Ab2 b6 8.d4 cxd4 9.Cxd4 Ab7 10.Cd2


Las negras tienen ahora dificultades para desarrollar el alfil de f8, ya que en caso de hacerlo las blancas cambiarían en c6 y el alfil de b2 capturaría en g7.

10...f6 

Con este movimiento de feo aspecto las negras tratan de anular la acción del alfil de b2, tras lo que el alfil de f8 podría ser desarrollado.

11.Dg4 

Las blancas insisten en su idea de dificultar el desarrollo del flanco de rey de las negras, lo que lleva a Gelfand a tomar una drástica decisión.

11...Rf7 



12.Tad1 Dc7 13.Cxc6

Adams ya había jugado esta posición anteriormente frente al G.M. Edouard en el 2010, aunque en aquella ocasión se decidió por 13.Cc4

13...Axc6 14.Dh5+ Rg8 


El rey ha conseguido llegar a g8, la casilla habitual en el enroque, pero con la desafortunada situación de la torre en h8. Veremos cómo Gelfand soluciona esto en las siguientes jugadas.

15.Ad4 b5 16.f4 Ae7 17.c3 Tf8 


Todo parecería más o menos natural para las negras si la torre de h8 se hallara en cualquier otra casilla de la octava fila.

18.b4 d6 19.Af2 e5 20.Tc1 Db7 21.Tfe1 Ae8 22.Df3 Af7 23.c4 h5 


Tras su última jugada Gelfand trata de justificar la presencia de la torre en h8, que más adelante podría entrar en juego a través de la columna h.

24.c5 

Un avance que se antoja algo precipitado, ya que las negras ganarán el peón de a2 tras los cambios.

24...dxc5 25.Axc5 exf4 26.Dxf4 Axa2 27.e5 

Las blancas tratan de abrir la posición para tratar de aprovechar su aparente mejor coordinación de piezas.

27...Axc5+ 28.Txc5 fxe5 29.Dxe5 


Y llega el momento en el que Gelfand decide solucionar su mayor problema: la mala posición de su torre en h8. Más adelante podrá hacer valer su peón de ventaja.

29...Th6 30.Cf3 Te6 31.Da1 Txe1+ 32.Dxe1 

La torre torpe de Gelfand ha desaparecido pero todavía Gelfand debe tener cuidado con la estructura debilitada del ala de rey.

32...Db6 33.De3 Ad5 34.Cg5 Df6 35.Cf3 Axf3 36.gxf3 Dxf3 37.Dxf3 Txf3 38.Rg2 Tf4 39.Tc6 Txb4 40.Txa6


Finalmente las negras han quedado con dos peones de más, por lo que Gelfand no perdonará en este final.

40...Tc4 41.Tb6 b4 42.Tb7 Rh7 43.Tb6 g6 44.Rg3 h4+ 45.Rf3 Rh6 46.Tb5 g5 47.h3 Tc3+ 0-1

Podéis ver la partida en el visor:



El sacrificio como recurso defensivo

septiembre 27, 2012 , , , 0 Comments

El sacrificio de material en ajedrez está ligado con frecuencia a la idea de realizar un asalto al rey enemigo (sacrificio por ataque) o a la idea de obtener ciertas compensaciones estratégicas (sacrificio posicional). En este artículo nos vamos a centrar en una idea que puede resultar muy útil en la práctica: el sacrificio de material como recurso defensivo. En muchos finales el bando defensor puede usar esta idea para tratar de forzar un final en el que realizar una fortaleza o simplemente en el que llegar a una posición en la que la "superioridad" de material del bando fuerte no sea suficiente para poder forzar la victoria.

Esta última idea queda reflejada en la partida de ayer Carlsen - Karjakin, perteneciente al Torneo de Sao Paulo que se está celebrando estos días con la presencia de algunos de los mejores jugadores de la élite mundial. Karjakin realizó un sacrificio en el final de partida de pieza por dos peones (precisamente en un artículo reciente vimos un sacrificio de pieza por dos peones en el medio juego), tras el que consiguió salvar una difícil posición.

Carlsen - Karjakin 2012

En la posición del diagrama juegan las negras y, todo parece indicar que su rey deberá alejarse del peón pasado de las blancas, lo que sin duda dejaría a las blancas con una importante ventaja.

Sin embargo las negras cuentan con importante recurso defensivo: sacrificar el alfil a cambio de los peones e y f del rival para después tratar de cambiar los peones del flanco de dama. Tras esto las blancas quedarán con pieza contra dos peones, por lo que, aunque acabaran capturando ambos peones, no tendrían material suficiente para alzarse con la victoria.


Carlsen,Magnus (2843) - Karjakin,Sergey (2778)
5th Final Masters Bilbao ESP (3), 26.09.2012

59...Axf2 60.Rxf2 Rxe4 



61.Cd6+ Rd5 62.Ce8 Rc6 63.Cf6 Rb5 


El rey negro se dispone a atacar los peones blancos.



64.Ce4 g4 65.Re2 Rxa5 66.Cxc5 Rb4 67.Cxa6+ Rxb3




1/2-1/2

Podéis ver la partida completa en el visor.


Torre y alfil contra torre. El método ganador.

septiembre 19, 2012 , 8 Comments

En un artículo publicado hace unos días estudiamos el método defensivo de este importante final (para jugadores avanzados), que evitaba que el rey del bando defensor quedara atrapado en la última fila, ya que si esto ocurre, el bando fuerte puede jugar con diferentes amenazas de mate hasta conseguir imponerse. En cualquier caso esto último no es fácil, a pesar de que dicho final ya fue destripado en el siglo XVIII por el genial estudioso de finales Philidor (no en vano encontramos muchos finales de suma importancia que contienen alguna posición denominada "posición de Philidor").

Pues bien, vamos a ver en este artículo cómo jugar si somos el bando fuerte y tenemos al rey enemigo acorralado en alguno de los laterales del tablero. Partimos, como no, de la famosa posición de Philidor.

Philidor  1749

El primer paso consiste en obligar a la torre enemiga de la séptima fila, para poder ocuparla con la nuestra. Este proceso resulta bastante simple.

1.Tf8+! Te8 2.Tf7




La buena noticia es que ya lo hemos conseguido. La mala es que ahora comienza la parte complicada del final.

Las blancas amenazan Ta7, tras lo que las negras no podrían impedir el mate, así que las negras deben bajar su torre hacia la primera, segunda o tercera fila, para poder situarla en la columna c en caso de que las blancas jueguen Ta7, y de ese modo impedir el mate. Conviene saber que la mejor defensa, tal y como vamos a ver en nuestro estudio ("¿nuestro estudio?" clama Philidor desde la tumba), consiste en llevar la torre a la segunda fila. La peor configuración defensiva se produce cuando la torre defensora se halla en la tercera fila, justo lo que tendremos que provocar si somos el bando fuerte. Lo entenderemos mejor cuando veamos cómo continúa el final.

2...Te2 

En caso de 2...Rc8 3.Ta7 (amenazando mate) 3...Td8+ (única defensa) 4.Rc6 (de nuevo se amenaza mate y de nuevo las negras sólo tienen una defensa) 4...Rb8 5.Tb7+ Ra8 6.Tb1 Ra7 (en caso de 6...Tc8+ 7. Rd7 con jaque a la descubierta, gana la torre, lo que decide la partida) 7.Rc7 (y las blancas amenazan mate y la torre negra) 

3.Th7 

Perdiendo un tiempo, por lo que la torre negra debe abandonar la segunda fila que, como hemos comentado, es la mejor posición defensiva de las negras.

3...Te1 

Nuevamente la mejor defensa para las negras, ya que la peor opción consiste en situar la torre en la tercera fila. Si 3...Te3 4.Td7+ Re8 (4...Rc8 facilita la tarea a las blancas ya que tras 5.Ta7 el mate es inevitable, lo que nos permite apreciar la torpeza defensiva de la torre negra en la tercera fila, ya que en esta posición no puede venir a la columna b para defender el mate.) 5.Ta7 Rf8 6.Tf7+ Re8 (el rey no puede huir a b8 debido a 7.Tf3 jaque a la descubierta, que gana la torre negra.) 7.Tf4 (amenazando 8.Ac6+ seguido de mate.) 7...Rd8 (Si 7...Td3 8.Tg4 y de nuevo vemos la incapacidad defensiva de la torre negra en la tercera fila que, en este caso, no puede situarse en f3 para impedir el mate) 8.Ae4 (la jugada decisiva, evitando que la torre pueda defender a su rey en la octava fila) 8...Re8 9.Ac6+ Rd8 10.Tf8+ seguido de mate. 


4.Tb7 





4...Tc1 

4...Rc8 tampoco sirve debido a 5.Tb2 (amenazando 6.Ae6+ seguido de mate) 5...Td1 (clavando el alfil y, por tanto, impidiendo Ae6) 6.Th2 Rb8 7.Ta2 y la lucha concluye.

5.Ab3

Obligando a la torre enemiga a situarse en la tercera fila, lo que, como ya hemos visto en variantes anteriores, reduce su potencial defensivo.



5...Tc3 

La otra posibilidad es 5...Rc8  6.Tb4 (amenazando 7.Ae6+) 6...Rd8 7.Th4 Te1 (7...Rc8 8.Ad5 Rb8 9. Ta4 y el mate en a8 es inevitable.) 8.Aa4 Rc8 9.Ac6 Td1+ 10.Ad5 Rb8 11.Ta4 seguido de mate en a8.

6.Ae6 Td3+ 7.Ad5 Tc3 




8.Td7+ Rc8

Si 8...Re8 9.Tg7 y el mate en g8 no se puede parar.

9.Th7 Rb8 10.Tb7+ Rc8 





11.Tb4 

Una idea que debe resultarnos familiar si hemos seguido las variantes anteriores. Se amenaza 12.Ae6+.

11...Rd8 12.Ac4

Cortando el paso a la torre enemiga hacia la octava fila.

12...Rc8 13.Ae6+ 




13...Rd8 14.Tb8+

1-0


5 consejos para progresar en ajedrez

septiembre 14, 2012 6 Comments


En muchas ocasiones recibo correos de aficionados que me piden consejo acerca de cómo progresar en ajedrez. Existe mucha gente con verdadero interés por progresar y entender mejor la lucha que se produce en las 64 casillas, pero muchos se hallan desorientados sobre cómo proceder para conseguir su meta. Espero que este artículo y los consejos que ofrezco pongan un poco de luz en este sentido.


1. Jugar con frecuencia.

La práctica es uno de los pilares del progreso en ajedrez. Parece obvio pero, sin embargo, me he encontrado con algunos alumnos que dedicaban una o dos horas a la semana a clases de ajedrez y apenas jugaban ninguna partida. Antiguamente podía existir alguna excusa para ello (localidades donde no existía club de ajedrez, lugares donde no se realizaban campeonatos) pero hoy en día, con Internet, resulta sencillo jugar al ajedrez en cualquier momento del día. PlayChess, ICC, Buho21 o chessok son algunas de las plataformas destinadas a jugar que podéis emplear para practicar un poco.

Es importante saber que los ritmos de juego más lentos son los más adecuados para la práctica en el caso de que queramos que esas partidas resulten útiles para el progreso. Jugar partidas a 1 minuto por Internet no aporta demasiado al jugador. Recomiendo jugar partidas a ritmos de juego a partir de 10 minutos por jugador. 

Por supuesto, competir en torneos presenciales es otra prioridad. La intensidad con la que se juegan esas partidas suele ser diferente a la que ponemos cuando estamos en casa frente al ordenador. Aunque no sea obligatorio, recomiendo anotar las partidas rápidas que se juegan en los torneos, por lo menos hasta que nos quede poco tiempo en el reloj (por ejemplo 5 minutos), para poder revisarlas más tarde.


2. Analizar las partidas que se juegan.

Evidentemente, si recomendaba en el punto anterior anotar las partidas que se juegan, es porque es importante trabajar en ellas más tarde. Botvinnik, fundador de la Escuela Soviética de ajedrez, insistía en ello. Pero para que esa tarea resulte útil no se puede realizar de cualquier manera. De hecho, el análisis de las partidas jugadas se ha visto bastante desvirtuado en los últimos tiempos, con la aparición de los módulos de análisis. No quiero decir con esto que no sean beneficiosos: bien usados los programas informáticos y módulos resultan muy beneficiosos para preparar aperturas o revisar posiciones. Lo que no se debe hacer (y se hace con muchísima frecuencia) es comprobar los errores cometidos (con Fritz, Rybka, Houdini o cualquier otro programa) al terminar nuestra partida, sin antes haber trabajado en ella.

El primero de los análisis que debemos realizar de una partida jugada en un torneo, es con nuestro rival (siempre que éste se preste a ello), justo al terminar dicha partida. Las ideas están frescas y podemos sacar algunas conclusiones importantes al escuchar o discutir las ideas o intenciones de nuestro rival.

El segundo análisis que debemos realizar es en solitario, frente al tablero, sin ayuda informática. En esta tarea podemos ir anotando variantes o ideas que se nos vayan ocurriendo.

Solamente una vez que hemos realizado la anterior tarea podemos ayudarnos del ordenador, comprobando la teoría de aperturas en nuestra base de datos (también en libros, por supuesto) y comprobando las sugerencias de los módulos de análisis.

De todo este trabajo debemos ser capaces de sacar conclusiones: en qué fase de la partida cometemos más errores (existen jugadores, por ejemplo, muy fuertes en la apertura o en el medio juego, pero bastante débiles en los finales. Ser conscientes de la fase de la partida en que cometemos más errores nos da una idea del terreno en el que debemos insistir más en nuestro estudio),  qué tipo de errores cometemos con más frecuencia: pueden ser tácticos (de cálculo de variantes o por desconocimiento de figuras de mate o combinaciones) o estratégicos (errores de concepto por no entender la posición y no saber hallar el plan correcto). Una tarea importante es la de buscar ciertos patrones en nuestros errores (exceso de jugadas profilácticas, problemas de coordinación de las piezas, tendencia a debilitar la posición del rey, etc). En este último punto resulta especialmente útil la ayuda de un jugador más fuerte (a ser posible con experiencia en la enseñanza) que nos pueda revelar la esencia de nuestros errores.

3. Ver partidas magistrales.

Estar en permanente contacto con el ajedrez ayuda a mantener un buen nivel de forma. Para ello, seguir las partidas de los torneos de élite que se celebran es una buena tarea. Resulta emocionante ver en directo, jugada a jugada, las partidas que enfrentan a los mejores jugadores del mundo. Incluso en algunas plataformas como PlayChess o ICC se pueden escuchar los comentarios que aportan fuertes maestros. Si no es posible seguirlas en directo, por problemas de tiempo, siempre podremos descargarlas en nuestro ordenador una vez que finalizan. Así aprenderemos detalles importantes de esas partidas. 

Si aprendemos las opciones básicas del programa ChessBase podremos trabajar con esas partidas y de ese modo: a) comprobar la teoría de aperturas de las partidas que más nos interesen; b) buscar partidas en las que se llegue a la misma estructura de peones y, de ese modo, familiarizarnos con los planes típicos de esas posiciones; c) aprender combinaciones típicas y remates tácticos frecuentes contra enroques débiles o posiciones en las que el rey enemigo se halla en el centro; d) ampliar nuestro conocimiento y arsenal de finales. 

4. Conseguir buen material didáctico.

Muchos jugadores se encuentran bastante perdidos a la hora de conseguir buen material para el progreso. A la hora de comprar un libro de ajedrez es una buena idea tener alguna orientación acerca del autor y el contenido de la publicación. Y no basta con saber que el libro es bueno, sino que debemos de estar seguro que la obra está destinada al nivel que nosotros queremos.

En este sentido es bueno dejarse aconsejar por compañeros de club, monitores o tiendas de nuestra confianza. En este blog ya hemos recomendado algunas publicaciones y seguiremos haciéndolo en el futuro.

También en Internet se puede conseguir material para nuestro progreso. De hecho esa es la idea de este blog. Ya recomendé algunos blogs y webs en un artículo anterior, y espero escribir una segunda parte del mismo para recomendar nuevos sitios con contenidos didácticos de calidad. Además en YouTube se pueden encontrar tutoriales o ver partidas magistrales.

Revistas como Jaque o Peón de Rey también contienen muchos artículos de interés, partidas comentadas, ejercicios, etc.


5. Recibir clases de ajedrez.

No todo el mundo puede permitirse el lujo de recibir clases particulares de un profesional, pero siempre es importante estar informado de los posibles cursos que se imparten en los diferentes clubes de ajedrez y federaciones que existen en nuestro lugar de residencia.

Un buen entrenador no es necesariamente el que mejor juega al ajedrez, aunque resulta casi imprescindible que sepa más que nosotros y que cuente con alguna experiencia. Debe ser un buen pedagogo, capaz de transmitirnos los conocimientos de la mejor manera, localizar nuestros defectos y lagunas, saber potenciar nuestras cualidades y, sobre todo, implicarse y saber orientar al alumno en todos los puntos anteriores.

Pero por supuesto, por encima de todos los puntos anteriores, para progresar es imprescindible sentir la verdadera pasión por el juego del ajedrez. Con ilusión, interés y dedicación tenemos ganada gran parte de la batalla. 


Clases de ajedrez

Los interesados en recibir clases de ajedrez, bien sean individuales, por grupos, presenciales o por internet podéis consultar mi web oficial, que acaba de ver la luz: http://entrenadordeajedrez.com

Si estás interesado en mejorar tu juego, y no sabes cómo hacerlo, este puede ser un buen momento para comenzar a trabajar en ello.

No dudéis en poneros en contacto conmigo los que queráis realizar alguna consulta.

Torre y alfil contra torre. El método defensivo.

septiembre 07, 2012 , 6 Comments

Cuando veo el final de torre y alfil contra torre siempre viene a mi mente una partida de un abierto internacional en la que un conocido Maestro Internacional (ahora Gran Maestro) se enfrentaba a un aficionado. Tras una partida bastante disputada se llegó al final que nos ocupa, concretamente a una posición en la que el rey defensor se encontraba centralizado, por lo que, como entenderemos al finalizar este artículo, con una defensa correcta el bando débil podría haber conseguido el empate. El aficionado ofreció tablas inmediatamente, que fueron rechazadas con la misma rapidez. Enseguida pude ver un gesto de agravio por parte de éste. El maestro continuó jugando y su posición progresaba, arrinconando cada vez más al rey enemigo, mientras el aficionado aumentaba sus gestos de indignación ante la actitud de su oponente (que al fin y al cabo tenía todo su derecho a continuar la partida). Finalmente y con relativa facilidad, debido a la defensa incorrecta del aficionado, el maestro se impuso y su rival se negó a estrecharle la mano.

En una partida de la Oimpiada que se celebra en Estambul, perteneciente al importantísimo duelo que enfrentaba en la novena ronda a los equipos de Rusia y Estados Unidos se llegó a la posición del siguiente diagrama.

Grischuk - Kamsky 2012  Juegan las blancas

Las negras amenazan mate en g1. Las blancas parecen tener dos maneras de defender su posición: huir con su rey hacia e1 o la más espectacular 55. Ae3 tratando de llegar al final que nos ocupa, pero eso sí, con algunas dificultades para defenderse puesto que el rey blanco se hallará atrapado en la octava fila. Grischuk optó por esta última opción. Veamos como continuó la partida.


Grischuk,Alexander (2763) - Kamsky,Gata (2746)
40th Olympiad 2012 Open1 Istanbul (9), 06.09.2012

55.Ae3 Axe3 56.Txf5+ Rxg3 


Las blancas han conseguido forzar el final que nos ocupa aunque, como ya mencionábamos, la tarea defensiva se verá dificultada por la situación del rey blanco.

57.Te5 Tf2+ 58.Re1 Rf4 59.Te8 Ta2 60.Rd1 Rf3 



En esta posición sólo existen tres jugadas con las que entablar, como demuestran las tablas de Nalimov: 61.Td8, 61. Tf8+ o 61.Th8. Sin embargo Grischuk (probablemente con poco tiempo en su reloj) elige otra continuación.

61.Te7 Td2+!

La única jugada ganadora.

62.Re1 Td8 63.Tf7+ Af4 


Ahora la torre blanca debe seguir clavando al alfil enemigo, ya que en caso contrario las negras se impondrían con 64...Ag3+ seguido de mate.



64.Tf6 Tc8 



0-1


Posición final


Como hemos visto, este es un final bastante complejo, donde incluso algunos de los mejores jugadores del mundo pueden errar. Sobre todo, los grandes problemas para el bando defensor llegan cuando su rey se ve atrapado en la octava fila. En este artículo vamos a mostrar el método defensivo que evitará llegar a estas posiciones si partimos de un momento en el que el rey del bando débil no está atrapado.

Yo mismo me vi obligado a defender este final frente al talentoso y prometedor jugador español Iván Salgado, en una partida disputada en el 2006 y que muestro a continuación para explicar el método defensivo.

Fernández Siles - Salgado López  2006

Justo en este momento se ha alcanzado el final puro de torre y alfil contra torre, por lo que las negras tienen 50 jugadas para tratar de imponerse. Como vamos a ver las negras irán progresando hasta llegar a la famosa posición de Cochrane, cuyo conocimiento resulta imprescindible para entender este final y que aparece en el siguiente diagrama.


Fernandez Siles,Luis - Salgado Lopez,Ivan  2006

63.Rf3 Af6 64.Re3 Re6 65.Tb8 Ae5 66.Te8+ Rd5 67.Td8+ Ad6 68.Rd3 Ta3+ 69.Rd2 Re5 70.Rc2 Ac5 71.Td7 Ad4 72.Td8 Re4 73.Te8+ Rd5 74.Tc8 Ac5 75.Rd2 Th3 76.Td8+ Rc4 77.Re2 Ad4 78.Te8 Th2+ 79.Rf3 Tf2+ 80.Rg4 Rd5 81.Ta8 Re4 82.Ta4 

Como vamos a ver resulta fundamental mantener clavado este alfil.

82...Tg2+ 83.Rh4

Siles - Salgado (Posición de Cochrane)

Hemos llegado a una de las posiciones imprescindibles en el método defensivo que mostramos. El rey blanco se halla "atrapado" en uno de los laterales del tablero. Sin embargo las negras no pueden enfrentar su rey al rey enemigo para amenazar mate, ya que en ese caso la torre blanca capturaría el alfil negro con jaque. ¿Qué pueden hacer ahora las negras para progresar? La idea básica consiste en que para progresar el negro debe desclavar su alfil, ya que de momento no puede enfrentar su rey al enemigo con 83...Re3 para amenazar mate debido a que su alfil sería capturado con jaque. Si las negras desclavan el rey llevándolo a e5, el rey blanco huirá en dirección contraria (h3) y si las negras llevan su rey a e3, el rey blanco huye por h5.

83...Tg8

Evidentemente si las negras mueven su torre tal y como sucede en la partida, las blancas mantendrán la posición defensiva con una sencilla jugada de torre que mantenga la clavada del alfil.

84.Tc4 Re5 85.Rh3 Ae3 


Segundo momento fundamental en este final. Las negras, para progresar, han apartado rey y alfil. Esto permite la denominada defensa de la segunda fila (que en esta posición debería llamarse defensa de la columna g). Consiste en ofrecer el cambio de torres que obliga a las negras a apartar la suya y, por tanto, dejar salir al rey blanco de su limitada posición.

86.Tg4 

Abriendo un escape para su rey. La partida continúa y el método defensivo se aplicará de nuevo.

86...Th8+ 87.Rg3 Tf8 88.Ta4 Ad4 89.Rg4 Re4 90.Rh4 Tg8 91.Tb4 Re3 92.Rh5 Re4 93.Rh4 Tg7 94.Ta4 Tb7 95.Rg4 Tb5 96.Rh4 Tc5 97.Rg4 Td5 98.Tb4 Td8 99.Ta4 Tc8 100.Rh4 Re5 101.Rg4 Tg8+ 102.Rf3 Tf8+ 103.Rg4 Tf4+ 104.Rh3 Rf5 105.Tb4 Re4 106.Rg3 Tf7 107.Rh4 Tg7 108.Ta4 Td7 109.Rg4 1/2-1/2

Os dejo dos visores, uno con el final de la partida Grischuk - Kamsky y otro con el final Siles - Salgado.




Play online chess

La aventura de los peones pasados

septiembre 04, 2012 , , , 0 Comments

De la misma forma que el dólar o el euro pueden subir o bajar, y por tanto, puede cambiar su valor de un día para otro, en el universo propio de cada partida de ajedrez el valor de las piezas puede cambiar, subir o bajar, dependiendo de las características concretas de la posición y de como éstas se van transformando. Este es un tema de vital importancia en nuestro juego y uno de los conceptos que más cuesta implantar en la mente del alumno, debido a la rigidez con la que se aprenden ciertas ideas en la primera fase de aprendizaje (precisamente este último es un tema que ya comentábamos en nuestro artículo anterior, cuando tratábamos de explicar la dificultad para encontrar jugadas que implican regresar con una pieza a su casilla de inicio).

Para muchos, el valor de las piezas quedó fijado cuando aprendieron que el peón vale 1 punto, el caballo o el alfil 3, la torre 5 y la dama 9 (otros, con menos fortuna, aprendieron que la dama vale 10). No se trata de que esta puntuación esté mal y los valores debieran ser otros. Se trata de entender que el valor de cada pieza va cambiando en el transcurso de la partida y no vale lo mismo una torre que no dispone de columnas por las que actuar que un caballo centralizado ocupando una casilla fuerte, por poner un ejemplo. ¿Vale lo mismo un peón bloqueado en su casilla de origen que un peón pasado en la séptima fila? Precisamente el valor de los peones es el que más cambia durante una partida debido a su capacidad para transformarse en otra pieza al llegar a la última fila.

Un ejemplo muy claro del enorme valor que pueden llegar a tener los peones, dependiendo de las características de la posición lo encontramos en el siguiente ejemplo que pertenece a una partida del 2002.

Rasik - Doettling  2002

En la posición del diagrama juegan las negras, que demostraron la fuerza de dos peones ligados, pasados y avanzados mediante la brillante combinación 45...Txa2, tras lo cual la torre blanca no será capaz de impedir que uno de los peones acabe convirtiéndose en una dama.

En la sexta ronda de la Olimpiada que se está jugando en Estambul, Kramnik se ha impuesto a Aronian en un importantísimo encuentro que enfrentaba a dos de los equipos favoritos para el triunfo final (Rusia y Armenia). El Gran Maestro ruso demostró lo peligrosos que pueden llegar a ser dos peones ligados, especialmente cuando su avance no se puede evitar. Veamos el momento clave.

Kramnik - Aronian  Olimpiada 2012

Las blancas se han adelantado en la lucha por el control de la columna abierta, lo que significa que las negras deben permanecer atentas ante la posible iniciativa blanca en el flanco de dama. En este momento juegan las negras, que deberían evitar las posibles incursiones del caballo blanco por a5 o c5 mediante el avance 21...b6. Sin embargo esta no fue la jugada de Aronian. Veamos cómo continuó la partida.


Kramnik,Vladimir (2797) - Aronian,Levon (2816)
40th Olympiad 2012 Open1 Istanbul (6), 03.09.2012

21...Tc7 22.Ca5 Tac8


Las negras han preferido atender a la lucha por la columna, doblando torres, en lugar de evitar la incursión del caballo enemigo. Kramnik sorprende ahora con un sacrificio de pieza por dos peones, de manera que el caballo blanco caerá en manos del enemigo pero, a cambio, las blancas quedarán con los peones a y b pasados. Teniendo en cuenta que ambos peones están ligados y que su avance difícilmente puede evitarse, la partida quedará decidida.

23.Cxb7 Txb7 24.Dxa6 Tbc7 25.b4



Kramnik, por supuesto, comienza ya el avance de sus peones.

25...Dd7 26.Db6 De8 27.b5 Cxd4

Las negras depositan todas sus esperanzas en este golpe táctico que las blancas contrarrestan debidamente.

28.Txc7 Ce2+ 29.Rh1 Cxc1 30.Txc8 Dxc8


Ahora las blancas cuentan con un sólo peón a cambio de la pieza, pero eso no tiene ninguna importancia porque el peón b de las negras podrá avanzar sin problemas.

31.Dc6

Proponiendo un cambio de damas que las negras no pueden aceptar, puesto que en caso de hacerlo el peón pasado y avanzado de las blancas no tendría ninguna oposición en su avance.

31...Dd8 32.b6 Rf7 33.Dc7+ Re8 34.Da7

Dejando paso a su peón.

34...d4 35.b7 1-0


Podéis ver la partida completa en el visor:

El tema del sacrificio de pieza por dos peones ya fue tratado en un artículo anterior, que puede ser de interés para los que quieran profundizar en el tema.