Final de peones fratricida

junio 10, 2011 , 0 Comments


No hablaré en este post acerca de peones que fulminan a peones del mismo bando, pese al título de la entrada. Ya tenemos bastantes hermanos matándose entre sí por el mundo. Hoy os muestro un interesantísimo final de peones al que se llegó en una partida jugada por dos de mis alumnos y en la que aparecen algunos temas importantes acerca de las carreras de peones y la búsqueda de coronación con jaque.

Veamos el final fratricida (los protagonistas son hermanos)

Manuel Orantes - Francisco Orantes 2011

En la posición del diagrama juegan las negras, que pueden forzar la victoria con juego preciso. Os recomiendo que tratéis de resolver el final por vosotros mismos, puesto que se trata de una buena posición para realizar un ejercicio de cálculo.

La partida continuó con el avance de las negras de su peón h lo que derivó en un final de damas tras la coronación simultánea del peón h negro y el peón c blanco, y al final la partida concluyó en empate. ¿Cómo debería haber continuado?

La clave está en avanzar el peón g para poder promocionarlo con jaque en algunas variantes. Veamos las sutilezas que se esconden en el final.

64...g5 65.Rb5


El rey blanco debe dejar avanzar a su peón pasado, evitando la casilla b6, para que la coronación del peón g de las negras no sea con jaque. En caso de que el rey blanco eligiera otra casilla no podría apoyar a su propio peón más adelante, por lo que las negras ganarían avanzando sus peones del flanco de rey y acercando el rey al peón pasado cuando este avance. Desde b5 el rey blanco pretende ayudar a su peón llegando a b7 vía a6 (evitando la casilla b6).

Ahora llega un momento fundamental en el final. Las negras sólo tienen un camino para forzar al rey blanco a llegar hasta b6.

65...Re6

No servía acercar el rey por e7 ya que tras 65...Re7 66.Ra6 g4 67.c5 g3 68.c6 g2 69.c7 g1D 70.c8D se llega a un final de damas que debe acabar en tablas.

Tampoco funciona 65...g4 66.c5 Re7 (66...Re6 67.c6 g3 68.Ra6 g2 69.c7 Rd7 70.Rb7 g1D 71.c8D+) 67.Ra6 Rd7 68.Rb7 g3 69.c6+ Re7 70.c7 g2 71.c8D g1D y de nuevo derivamos en un tablífero final de damas.

66.Ra6

Como en variantes anteriores el rey blanco evita ocupar el escaque b6. Sin embargo ahora se encontrará con una sorpresa.

66...g4 67.c5


Y aquí comienza la sutileza para obligar al rey negro a pasar por b6.

67...Rd5

Las blancas deben defender el peón, por lo que, o bien el rey vuelve a b5, o bien pasa por b6.

68.Rb5 g3 69.c6 Rd6

Para seguir avanzando el peón, el rey blanco no puede esquivar la casilla clave b6.

70.Rb6


70...g2 71.c7 g1D+

Y el peón corona con jaque, lo que llevará a la victoria.

Torre contra caballo (1)

junio 01, 2011 , 4 Comments



A veces es sorprendente ver el desconocimiento general que existe sobre algunos finales bastante básicos, como el de torre contra caballo que hoy vamos a comentar, o como el de torre y alfil contra torre, del que seguramente nos ocuparemos en el futuro.

Realmente la fase final de la partida suele ser el punto flaco de muchos jugadores que han ido subiendo su nivel a base de estudiar aperturas, practicar y que cuentan con cierto talento para la táctica o para el cálculo de variantes. Para jugar bien los finales, sin duda, hay que estudiar. Y muchos piensan que estudiar ajedrez debe ser fundamentalmente dedicar el tiempo a las aperturas...¡error enorme!

En un futuro artículo hablaremos de las posiciones de tablas con el rey defensor en el lateral del tablero, pero ahora vamos a comentar una idea sencilla que conviene ser recordada a la hora de defender este final: el caballo debe de mantenerse lo más cerca del propio rey que sea posible. Si separamos excesivamente el caballo del rey, correremos el peligro de que la torre enemiga lo vaya acorralando, hasta que finalmente sea capturado.

En la tercera ronda del recientemente finalizado Campeonato de Andalucía me enfrenté al fuerte jugador granadino Luís Cabrera, yo con blancas, y tras una lucha intensa llegamos al final que muestra el siguiente diagrama:

Luís Fernández Siles - Luís Cabrera 2011

Teniendo en cuenta que torre contra caballo debe ser tablas y observando que las negras, además del caballo, cuentan con un peón, podemos concluir que la partida debe acabar en tablas. Sin embargo la posición del rey negro, cerca de la esquina y con el rey y torre blancos acorralándolo, me daba ciertas esperanzas para seguir buscando la victoria. Veamos como continuó la partida.

74.Tg3+ Rh2 75.Ta3 Rg2 76.Ta5

Ahora las blancas van a ganar el peón negro. En cualquier caso el final seguirá siendo de tablas, siempre que las negras jueguen con cuidado y no alejen excesivamente el caballo de su rey.

76...Cf6 77.Tg5+ Rf2 78.Tf5


78...Cd7

Aunque esta jugada no pierde, ya demuestra que el negro no tiene las ideas muy claras y que está dispuesto a alejar el caballo de su rey, puesto que en otro caso hubiera jugado la natural 78...Cg4 y tras 79.Txh5 Ce3.

79.Txh5 Re2

Ahora sí que las negras quedan perdidas. Era necesario 79...Cb6 80.Tc5 Re2 81.Re4 Rd2 y el caballo pronto llegará junto a su monarca.

80.Tf5

Sin embargo para castigar el descuido negro era necesario 80.Td5 Cb6 81.Td4

diagrama de análisis

y ahora la torre blanca controla perfectamente tanto al caballo negro como al rey enemigo y si 82...Ca8 82.Re5 y el caballo acabará siendo capturado.

80...Cb6 81.Re4 Cd7

Las negras vuelven a jugar temerariamente con su caballo. Con 81...Cc4 todavía se podía haber asegurado el empate, acercando el caballo a su rey.

82.Rd4 Cb6 83.Tf7

La torre va quitando casillas de escape al corcel negro.

83...Rd2


84.Tb7 Cc8

84...Ca4 85.Tb4 Cc3 86.Tb2+ Rc1 87.Rxc3

85.Rd5 1-0