Finales. Estudios de Reti (3)

abril 30, 2009 0 Comments


Ya comenté en la primera de las entradas dedicadas a Reti, que su famosa maniobra podía tener aplicación incluso en finales que no eran sólo de peones. Os dejo un par de ejemplos para que intentéis resolverlos y en unos días les añadiré la solución.



Para los que no hayáis visto los ejemplos anteriores de la maniobra de Reti en este enlace tenéis el primero y en este otro el segundo.


Blancas juegan y hacen tablas


Blancas juegan y hacen tablas
La solución al primero es:

1.Re7! g5 2.Rd6 g4 3.e7 Ab5 4.Rc5 Ae8 5.Rd4 g3 6.Re3 ½–½
La solución al segundo es:
1.Rc6 Aa5 2.Rd5 Ac3 3.h7! f5 4.d7 Re7 5.d8D+ Rxd8 6.Re6 f4 7.Rd5 f3 8.Rc4 ½–½

Tutorial ChessBase (1) Creando bases e introduciendo partidas

abril 29, 2009 12 Comments


Como decía hace unos días los programas de ajedrez como ChessBase, Fritz o Rybka son muy útiles para el estudio ajedrecístico. Con frecuencia descubro que mis nuevos alumnos se manejan con serias dificultades con ellos. Tener una base de datos en ChessBase con las partidas que se juegan resulta imprescindible. Muchas veces les pido a mis alumnos que me manden una base por e-mail con sus partidas y encuentran algunos problemas para hacerlo. Como siempre tengo que explicarles el mismo método, he decidido resumirlo aquí y resultará más fácil remitirlos a estas líneas y de paso compartir la información con todos los visitantes de este blog.

Ahora voy a explicar cómo crear una base y cómo introducir nuestras partidas y muy pronto publicaré otra entrada explicando cómo enviar una base por e-mail de la manera más sencilla. Con el tiempo iré añadiendo más artículos sobre el manejo de ChessBase.

Una vez abierto el programa, para crear una nueva base de datos debemos pinchar en Archivo, en el menú superior, elegir Nuevo y Base de Datos, tal y como vemos en la imagen.



El programa nos pedirá que indiquemos la ruta en la que quedará guardada la nueva base en nuestro ordenador, con el nombre que en este momento le asignemos.



Una vez que elijamos donde guardar la base y con qué nombre pinchamos Guardar y la nueva base queda creada y aparecerá en la ventana principal del programa.



Si pinchamos en esa nueva base, entramos en ella, aunque lógicamente, aparecerá sin partidas.



Para introducir una partida en la base pinchamos el tablero pequeño del menú superior, o también podemos usar el atajo Ctrl + N.



Una vez que tenemos el tablero tan sólo debemos ir arrastrando las piezas para introducir las jugadas de la partida. Cuando finalizamos tenemos que grabar la partida con sus datos correspondientes. Para ello nos vamos a Archivo – Guardar tal y como aparece en la siguiente imagen (también sirve el atajo Ctrl + S)



Ahora debemos introducir los datos que queremos que aparezcan en la partida. No es necesario rellenar todos, aunque resulta imprescindible los nombres de los jugadores y el resultado de la partida. Otros datos como la fecha o el torneo también son muy recomendables.



Una vez que hemos completado los datos, pinchamos OK y ya tenemos la partida guardada en la base.



Podemos repetir el proceso para introducir tantas partidas como queramos.
Todo ajedrecista que se precie debe tener una base con sus partidas, que irá introduciendo conforme las vaya jugando.

Test de Ajedrez (3) Recordando a Rubinstein

abril 29, 2009 0 Comments


Os ofrecemos un nuevo test, con el genial jugador Akiba Rubinstein como protagonista, con las piezas blancas, en la partida que disputó frente a Regedzinski en 1927. ¿Serás capaz de jugar como él?

Ve avanzando jugada a jugada pinchando el tercer botón que se halla bajo el visor. Cuando aparezca un texto debajo del visor sigue las instrucciones. Ve anotando los puntos que sumas cuando aciertas las jugadas que se te piden.






De 0 a 15 puntos: Hay que pensar más...

De 15 a 30 puntos: Bien hecho

De 30 a 45 puntos: ¡Muy bien!

De 45 a 60 puntos: ¡Excelente!

De 60 a 75 puntos: A sus pies G.M., es un honor que se entretenga en estos juegos mundanos...

Más de 75 puntos: ¡Aprende a sumar por favor!

Interferencias

abril 28, 2009 2 Comments


Es difícil que durante una partida nuestra mente no se vea invadida por una serie de pensamientos que nada tienen con lo que ocurre dentro del tablero. Nuestra situación en el torneo, la fuerza de nuestro rival (sea mucha o poca), el ELO que se puede ganar o perder dependiendo del resultado final, lo que está ocurriendo en otras partidas que se están disputando en ese momento y que afectan a nuestra posición en la clasificación, lo que está pensando de nuestro último movimiento la persona que se encuentra mirando la partida en ese momento…y un largo etcétera.


No son más que interferencias que nada nos van ayudar a tomar las decisiones oportunas en el tablero. De todas esas interferencias voy a comentar un par de ellas en este artículo que son verdaderos lastres que llevan a cuestas algunos jugadores: el miedo a perder o la obsesión por ganar. Ambas demuestran que para el jugador lo más importante es el resultado. Si estamos hablando de jugadores en progresión, que no son profesionales y cuya vida no depende de ganar muchos torneos, esto es especialmente grave.


Ofrecer o aceptar tablas con mucha frecuencia en fases tempranas de la partida, aceptar tablas en posiciones superiores, realizar multitud de jugadas defensivas, no ser capaz de lanzar un ataque cuando la posición lo requiere, buscar simplificaciones innecesarias, buscar repeticiones de jugadas cuando no son necesarias, tratar de llegar a posiciones simétricas, apurarse excesivamente de tiempo, son algunos de los males en los que se refleja el miedo a perder.


Evitar el empate a toda consta, querer forzar de manera suicida en finales de igualdad, querer atacar cuando la posición no lo requiere, no aceptar las tablas bajo ningún concepto, evitar simplificaciones que tal vez son necesarias, buscar complicaciones desfavorables, arriesgar innecesariamente, y también en este caso apurarse excesivamente de tiempo, son algunos de los males en los que se refleja la obsesión por ganar.
Es fácil entender que ni una cosa ni otra ayudan a practicar un buen ajedrez. La receta es fácil de decir, pero difícil de hacer: hay que entender que el resultado sólo es parte de la partida, y no precisamente la parte más importante.

La eficacia de lo simple

abril 27, 2009 4 Comments


Hace un par de días pude ver a dos jugadores sub16 jugando un final de torre y peón de caballo contra torre en la primera mesa de un torneo. La posición era tablas y ese fue el resultado final. Sin embargo me llamó la atención como el más fuerte de ellos, que era el que tenía el peón de más, intentaba vencer de todas las maneras posibles, llevando la torre por un lado, ahora por atrás, ahora por delante, depués trataba de progresar con su rey... Cada intento de conseguir algo en ese final era defendido por su rival, que cada vez usaba una manera diferente de defenderse, que improvisaba sobre la marcha y que resultaba efectiva. Eso sí, jugaban el apuro de tiempo y el bando defensor tenía que pensar la manera de defenderse cada vez que su rival hacía un nuevo intento.

Hay ciertos métodos defensivos muy útiles de conocer, a la vez de fáciles de recordar, que deben formar parte del conocimiento de cualquier ajedrecista.

Tanto en el final de torre y peón de caballo (peón b o peón g) contra torre, como en el caso de que sea peón de torre (peón a o peón h), la defensa pasiva en la primera línea resulta tan eficaz como simple. No hace falta ni siquiera recurrir a la posición de Philidor (que ocupará algún artículo en este blog en el futuro), tan sólo hay que situar el rey del bando defensor en la casilla de coronación del peón enemigo y colocar la torre en la primera fila, defendiendo al rey de cualquier jaque, como vemos en el siguiente diagrama.



Las blancas permanecerán pasivas una vez que lleguen a la posición del diagrama, moviendo su torre por la primera fila, estén donde estén las piezas del negro. El negro no puede progresar, tan sólo podría intentar situar su peón en b2, su rey en b3 y la torre en a1 dando mate, pero como es lógico, en cuanto las negras amenacen ese mate, las blancas darán jaque en la tercera fila y el peón de b2 se pierde.

Es bastante simple, repito, además sencillo de recordar, y se puede llegar a producir con cierta frecuencia.

Pero por favor, no olvidemos que la defensa pasiva que acabamos de ver sólo sirve cuando el peón es de torre o de caballo.

Ajedrez de silicio

abril 25, 2009 1 Comments


En los tiempos que corren la ayuda informática resulta muy valiosa para el estudio de nuestro juego y para la preparación durante los torneos. Saber usar programas como el Chessbase o Fritz, mantener actualizadas bases de datos, o jugar partidas por Internet son cosas de las que nadie había oído hablar hace años, por la sencilla razón de que no existían.


Pero los jugadores de edades no muy avanzadas pueden hacerse una idea equivocada e incluso perjudicial de cómo se deben emplear estas herramientas. Por ejemplo, jugar a través de la red decenas de partidas diarias a 1 minuto ayudará bien poco a la formación del jugador. En cambio 6 ó 7 partidas a 5 minutos pueden ser útiles, especialmente si se revisan después las aperturas que hemos empleado. Tal vez descubramos ideas que no conocíamos. Para esa revisión las bases de datos manejadas con Chessbase u otro programa similar son de gran ayuda.


Pero me llama la atención como muchos jugadores usan los módulos de análisis (como Fritz o Rybka) pensando que nos pueden ofrecer de inmediato la verdad absoluta de una posición. No hay que confundirse, estos programas deben ser un soporte al análisis que realizamos sobre el tablero, pero seguramente aprenderemos y entenderemos mejor una posición si la examinamos en profundidad sobre el tablero, sin ayuda de ningún módulo, que si analizamos con un módulo guiándonos exclusivamente por las jugadas que recomienda.


Sobre esto último comento la que para mí, ha sido la anécdota del día. Me encuentro en estos momentos en un campeonato por edades. Preparando la partida de un jugador sub16 bastante fuerte usamos el módulo de análisis de Rybka en una posición determinada. Cuando terminamos el análisis, tenía que preparar a un jugador sub8, que al llegar miró la posición que había quedado en el tablero del ordenador, con el motor de análisis funcionando. Entonces se le ocurrió la idea. “¿Y si ponemos la posición inicial y vemos cuál es la mejor jugada?”

La teoría de Hodgson

abril 24, 2009 , 0 Comments


Recuerdo haber leído hace tiempo en un libro sobre ajedrez de ataque del G.M. Julian Hodgson una curiosa teoría para saber si un ataque puede funcionar o no en determinada posición. El maestro inglés recomendaba, si no recuerdo mal, dar un punto a cada pieza nuestra que participará directamente en el ataque y medio a cada pieza que, aunque de momento no está atacando, podría llegar a participar en el asalto al rey enemigo. Tras esto habría que dar un punto a cada pieza rival que defiende y medio a cada pieza rival que podría llegar a defender. Si la suma de los puntos de las piezas atacantes es mayor que los puntos de las piezas defensoras esto debería significar que el ataque debe funcionar.

El G.M. aportaba algunos ejemplos en los que su teoría funcionaba, aunque seguramente no quiso encontrar algunos miles en los que se podría demostrar lo contrario. El ajedrez no es tan sencillo. No es que yo quiera echar tierra sobre un libro escrito por un jugador muy superior a mí. Precisamente me quiero centrar en la parte de razón que podemos encontrar en esa teoría.

Por supuesto que una de las cuestiones más importantes para determinar las posibilidades de llevar a cabo con éxito un ataque será la cantidad de fuerzas disponibles para el mismo y, como no, tener en cuenta las posibilidades de las piezas del rival para defender a su rey.

Todo esto ha venido a mi cabeza al ver la partida Svetushkin (2615) – Inkiov (2471). Cualquiera diría que Inkiov es amigo de Hodgson.


Svetushkin,Dmitry (2615) - Inkiov,Ventzislav (2471)

XV Festival Scacchistico Cutro (6), 23.04.2009

Podemos ver en la posición del diagrama como las piezas negras llegan con mucha facilidad al rey enemigo. El alfil y el caballo ya están cerca y la dama y una de las torres podrán llegar con facilidad. Sin embargo las piezas blancas no parecen estar listas para ocuparse de tareas defensivas.


18... Af3!
Brillante continuación que invita al rival a debilitar la estructura de su enroque. Por supuesto no era bueno permitir el cambio de alfiles, que dejaría a las negras con menos efectivos para el ataque. Es bueno recordar un regla: normalmente, las simplificaciones benefician al bando que se defiende (hablamos de posiciones de ataque, por supuesto).
19.h3


Si 19.gxf3 Dh4 20.fxg4 Dxg4+ 21.Rh1 Df3+ 22.Rg1 Tf6 y no se puede parar el mate


19...Dg5 20.Tfe1 Tf6 21.g3 Th6 22.Ae2 Axe2 23.Dxe2 Txh3 y las negras acabaron ganando


Podéis descargar las partidas de este torneo en la web oficial: http://www.altirchess.com/cutro/IndexGBR.htm

Sonría por favor

abril 23, 2009 6 Comments


En la presentación del anterior ejercicio táctico hablamos de la belleza en el ajedrez. Para un entrenador es importante sacarle pequeños detalles a los problemas, para que el alumno no los encuentre como un aburrido ejercicio.



¿Puede ser divertido un problema de ajedrez? Yo creo que sí, aunque normalmente la gracia se encuentra en la solución.




Os propongo un reto. En la siguiente posición las blancas dan mate en 6 jugadas. Tenéis que encontrar la solución y también encontrarle la parte divertida. Podéis dejar un comentario a este post. Los que contengan la solución a ambos enigmas (jugadas y chiste) serán publicados dentro de unos días.





Juegan Blancas. Mate forzado en 6 jugadas.

Alfiles de distinto color con piezas mayores

abril 22, 2009 3 Comments


De igual manera que se sabe que los finales de alfiles de distinto color tienen una enorme tendencia al empate, las posiciones de medio juego con alfiles de distinto color suelen ser favorables al jugador que tiene posibilidades de ataque contra el rey enemigo, especialmente aquellas en las que sólo quedan alfiles de distinto color y piezas mayores (damas y torres). El motivo parece simple, un alfil no puede oponerse al alfil rival, por lo que las amenazas que se efectúen por las diagonales de nuestro alfil serán difíciles de parar.


Por lo tanto podemos concluir que uno de los factores fundamentales a la hora de valorar este tipo de posiciones es la seguridad de los reyes. Por eso parece difícil entender el curso que ha seguido la partida Aronian – Ivanchuk del Grand Prix que se está celebrando en Nalchik.

Que Ivanchuk no pasa por su mejor momento, tras perder 40 puntos elo en las dos últimas listas, no es ningún secreto. Una nueva muestra de ello ha sido la mencionada partida. Veamos el último tramo de la misma.


Juegan las negras. La posición de Ivanchuk parece sólida y el movimiento que realiza en este momento debilita enormemente la posición de su rey.
33...f6
Tampoco podemos ser injustos con Chuky, echar un vistazo y concluir ¡qué suicidio! En primer lugar esta jugada no pierde, aunque es evidente que ahora las negras deberán estar pendientes de un nuevo problema: las entradas de la dama por g8. El carácter de la posición (alfiles de distinto color con piezas mayores, perdonad que insista) hace que este tipo de jugadas sean especialmente delicadas.
Pero si queremos entender la posición podríamos preguntarnos ¿por qué? ¿qué necesidad tenían las negras de realizar este movimiento? Pues bien, las blancas podrían tratar de progresar con e5 con idea de continuar situando la dama en c6 en algún momento, amenazando b6 y sin perder de vista las posibles entradas en f6.
Así que ya sabemos que Chuky quería impedir e5. Sin embargo las negras tenían otros métodos más efectivos de manejar la posición. 33...Df6 impedía también e5, ya que la dama podría situarse en f5 y conseguir actividad contra el rey blanco. Una idea más drástica podría haber sido 33...g5 también con la idea de buscar contrajuego contra el rey blanco.
34. Rf3 Rh6
35. Dg8 g5
36. e5

36...fxe5?
Este es el error definitivo. 36...Dg7 era la defensa correcta.
37. Ad3! e4+
38. Axe4 Dg7
39. De6+ Df6
40. Dd7 y todo terminó.
1-0

Táctica estética

abril 21, 2009 5 Comments

La belleza en el ajedrez se encuentra en diferentes aspectos. Muchos encuentran hermoso un plan creativo, una novedad teórica, un final jugado con precisión, una jugada intermedia. Pero donde casi todos coinciden y parecen encontrar la faceta artística de nuestro noble juego es en la táctica. Un misterioso sacrificio, un mate forzado, un ataque espectacular...ningún amante del ajedrez se muestra impasible ante semejantes brillanteces tácticas.

Sin embargo, desde tempranas edades, los jugadores van practicando su propio ajedrez, acercándose o alejándose de las complicaciones tácticas según su estilo, sus preferencias y muchas veces sus cualidades.

Claro que nadie puede alejarse definitivamente de la táctica, y aunque pueda sentirse más cómodo por senderos posicionales las complicaciones tácticas pueden estar esperándonos detrás de cualquier esquina. Y si encontramos el camino correcto daremos un paso hacia la belleza del ajedrez, por lo menos hacia esa belleza en la que todos parecen coincidir.

Resolver problemas de ajedrez sin duda contribuye a que nuestra mente esté en forma para poder resolver favorablemente las complicaciones tácticas que pueden aparecer durante una partida. Además nos ayuda a familiarizarnos con diferentes figuras de mate, tipos de combinaciones, patrones en el ataque, etc.

Como ya anunciamos, con frecuencia encontraréis problemas y ejercicios tácticos en este blog.

En esta ocasión no he podido resistirme a la belleza que esconde el que os dejo a continuación.

En unos días dejaré la solución en un comentario a este post, pero de momento podéis tratar de resolverlo.







Blancas juegan y ganan. Mate en 9 movimientos.

Elo...todos queremos más.

abril 19, 2009 0 Comments


El elo es una de las grandes preocupaciones del jugador. Tanto tienes, tanto vales, la cosa parece simple. No es extraño que los jugadores profesionales cuiden su elo con mimo, puesto que de unos puntitos más o menos dependen invitaciones a torneos, fichajes con equipos, etc.

Sin embargo me llama la atención como algunos jóvenes en progresión se preocupan más de si suben o bajan 5 puntos en la próxima lista, que de revisar sus partidas, estudiar finales, medio juego o aperturas, leer buenos libros o cualquier cosa que les ayude realmente a mejorar.

El problema comienza antes de aparecer en la lista, cuando ya empieza la obsesión por conseguirlo. Siempre recomiendo no tener prisa por conseguir algo que llegará con el tiempo. Pero es fácil decirlo y difícil hacerlo. Me resulta curioso sorprender a algunos jugadores haciendo cuentas de si suben o bajan elo en mitad de una competición.

Por favor, quedémonos con una idea: el elo sólo es un número. Nadie gana partidas con ese número sino con buenas jugadas. Además, los que quieren subir su elo rápidamente pero tienen poca oportunidad de participar en campeonatos estarán felices de saber que muy pronto cambiará la normativa que lo rige, de manera que se podrá subir o bajar con mayor rapidez.

Muchos jugadores comienzan amedrentados una partida sólo porque su rival les supera ampliamente en ese número maldito. También están, por supuesto, los que se crecen ante las dificultades y luchan con fuerza especial cuando se enfrentan a jugadores con más elo.

Como ejemplo de esto último os invito a ver a continuación la reciente partida que perdió el G.M. Shabalov este domingo 19 frente a un jugador con casi 300 puntos menos (Milicevic), en el Open de Toronto. El Gran Maestro parece el negro, sin embargo es el blanco.





Test de Ajedrez (2) ¿Juegas como Garry?

abril 18, 2009 0 Comments


En este nuevo test tendrás que adivinar las jugadas que realizó Garry Kasparov en una de sus mejores partidas. ¡Ánimo!

Ve avanzando jugada a jugada pinchando el tercer botón que se halla bajo el visor. Cuando aparezca un texto debajo del visor sigue las instrucciones. Ve anotando los puntos que sumas cuando aciertas las jugadas que se te piden.










De 0 a 11 puntos: Hay que pensar más...
De 12 a 20 puntos: Bien hecho
De 21 a 26 puntos: ¡Muy bien!
De 27 a 35 puntos: ¡Excelente!
De 36 a 42 puntos: A sus pies G.M., es un honor que se entretenga en estos juegos mundanos...
Más de 42 puntos: ¡Aprende a sumar por favor!

Finales. Estudios de Reti (2)

abril 17, 2009 0 Comments

En el artículo anterior de finales vimos la posición original en la que quedaba plasmada la famosa maniobra de Reti.


Veamos ahora algunas variaciones sobre el mismo tema en los siguientes diagramas:





Reti 1922. Juegan las negras. ¿Pueden ganar o las blancas salvan la partida?
Solución:

1...h5 2.Rb4 Rb6 [2...h4 3.Rc5 h3 4.Rd6 h2 5.c7 Rb7 6.Rd7 h1D 7.c8D+ Rb6=] 3.Rc4 h4 [3...Rxc6 4.Rd4 h4 5.Re3 h3 6.Rf2 h2 7.Rg2=] 4.Rd5 Rc7 [4...h3 5.Rd6 h2 6.c7 h1D 7.c8D=] 5.Re4 [5.Re4 Rxc6 (5...h3 6.Rf3 h2 7.Rg2=) 6.Re3 h3 7.Rf2 h2 8.Rg2=] ½–½





Reti 1928. Juegan blancas y hacen tablas.

Solución:

1.Rg6 [1.c7? Rb7 2.c8D+ Rxc8 3.Rg6 Rd7 4.Rf5 (4.Rxg7? f5 5.Rxh6 f4 6.Rg5 f3–+) 4...g5–+] 1...Rb6 [1...h5 2.Rxg7 (2.Rxh5? Rb6 3.Rg6 Rxc6–+) 2...h4 (2...Rb6 3.Rxf6 h4 4.Re5 h3 5.Rd6 h2 6.c7 h1D 7.c8D=) 3.Rxf6 Rb6 4.Re5 h3 (4...Rxc6? 5.Re4 h3 6.Rf3 h2 7.Rg2=) 5.Rd6 h2 6.c7 Rb7 7.Rd7 h1D 8.c8D+ Rb6 9.Dc7+ Rb5 10.De5+ Rc4=; 1...f5 2.Rxg7 f4 3.Rf6 f3 4.Re7] 2.Rxg7 [2.c7?? Rxc7 3.Rxg7 f5–+] 2...h5 [2...f5 3.Rf6 f4 4.Re5 f3 5.Rd6 f2 6.c7 f1D 7.c8D=] 3.Rxf6 h4 4.Re5 Rxc6 5.Rf4 [5.Rf4 h3 6.Rf3 h2 7.Rg2 h1D+ 8.Rxh1=] ½–½

¿Te gusta el ajedrez o sólo jugar al ajedrez?

abril 16, 2009 2 Comments

Nunca se me olvidará el día que Bernardino y yo llegamos a casa de nuestro común amigo Loren. Apenas tendríamos 11 o 12 años. Allí, en su amplio sótano, pasábamos tardes enteras jugando al ajedrez. Sin embargo aquel día Loren nos esperaba con una sorpresa. Había hecho un descubrimiento que nos haría cambiar la percepción sobre el ajedrez.
Nos recibió con una sonrisa enigmática y un libro en la mano. Cuando nos hallamos frente al tablero lo abrió por un capítulo que tenía marcado. Sacó todas las piezas del tablero, excepto los reyes y un peón. Fue siguiendo las jugadas del libro en las que se explicaba los fundamentos de la oposición. Descubrimos entonces las razones por las que eran tablas unos finales que pensábamos que estaban perdidos.

A partir de aquel día los libros y revistas de ajedrez fueron fuente de conocimiento y progresión para nosotros.

¿Por qué cuento esto? ¿Un ataque de melancolía? ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor? No creo, pero lo cierto es que hoy en día conozco a pocos chicos interesados en descubrir nuevos conceptos en los libros, en las revistas, o en ese ogro que a veces juega a ser bueno y a veces juega a ser malo que se llama Internet.

Todos aprendieron la oposición con facilidad, de la mano de algún monitor en su escuela o en su club. Siempre han sido guiados en su aprendizaje y pueden estar frente a la mejor biblioteca de ajedrez del mundo que, probablemente, si tienen su consola de juegos cerca la preferirán a ojear las joyas que descansan en las estanterías. Si no tienen la consola se dedicarán a descargarse la última canción de Estopa en su móvil y si no tienen nada de eso buscarán alguna excusa para huir de semejante lugar.

Pero no pensemos que no les interesa el ajedrez, algunos de los que describo pueden ser campeones provinciales, regionales o nacionales de cualquier país del mundo. Pero tristemente, muchos no saben ni como se llama el actual campeón del mundo, ni quién es el número 1 en la lista de ELO FIDE.

Resumiendo, les gusta JUGAR al ajedrez, pero no les interesa tanto APRENDER por sí mismos, no les importa si Kasparov se retiró o sigue jugando, o qué ocurre en el Torneo de Linares. Sólo jugar, sólo competir y, en todo caso, que alguien que sabe más que ellos les explique cómo jugar correctamente el Gambito de Dama.
No olvidemos que ellos no son los culpables. Somos padres y entrenadores los que debemos guiarlos para que esto no sea así. Y sin duda, los que tenemos la pasión por el ajedrez somos los que deberemos transmitirla.

Los libros de Rowson

abril 15, 2009 0 Comments

Permitidme que haga un par de recomendaciones. Se trata de dos libros, escritos por el mismo autor, en el que encontraréis un importate material para mejorar.
En determinados momentos, leer las páginas de estos libros, es como mirarse al espejo. Os aseguro que os sentiréis identificados en más de una ocasión con los ejemplos del autor.

No hay nada para mejorar como ser consciente de cuáles son nuestros defectos.

De especial importancia puede resultar uno de los capitulos del primero de ellos: Los Siete Pecados Capitales, en donde habla de la Teoría de la Resistencia Infinita. Sé de más de uno que ha sabido luchar en posiciones difíciles gracias a esta teoría. No tiene desperdicio, de verdad.

No lo dudéis, haceros con un ejemplar de Los Siete Pecados Capitales y otro de Ajedrez para Cebras, ambos de Jonathan Rowson.

El pensamiento profiláctico en el ataque

abril 14, 2009 0 Comments

El prestigioso entrenador de ajedrez y creador de algunos de los mejores libros dedicados a nuestro juego, Mark Dvoretsky, dedica más de una página a hablar del pensamiento profiláctico.

Hay quien entiende el concepto de profiláxis, como una idea exclusivamente defensiva, que trata de evitar un ataque enemigo o una fuerte amenaza de nuestro rival.

La esencia del pensamiento profiláctico consiste en evitar los posibles planes de nuestro rival, sus futuras maniobras o las ideas en las que puede basar su juego.

Pero quiero insistir en que la profiláxis no tiene por qué evitar una idea de ataque, de hecho, como pretendo mostrar en el ejemplo que veremos en las siguientes líneas, el pensamiento profiláctico puede sernos de gran ayuda cuando somos nosotros los que atacamos. Por tanto el pensamiento profiláctico no es una práctica defensiva.

La mejor manera de ayudarnos de la profiláxis es preguntarnos en determinados momentos de la partida qué jugaría nuestro rival si le tocara mover en ese momento. El siguiente paso, por supuesto, es evitarlo.

Pero veamos el prometido ejemplo del pensamiento profiláctico en el ataque.




Llegué a esta posición en una partida hace unos días. Las blancas (yo) tienen torre y dos peones a cambio de dos piezas menores, pero lo más importante es que tiene la iniciativa y el rey negro se encuentra en peligro. Juegan las blancas. ¿Cómo continuar? En principio puede parecer normal buscar ideas directas contra el rey negro, tratar de sumar fuerzas en el ataque, buscar alguna amenaza mortal pero...tal vez no encontremos nada de esto.

Sin embargo, con ayuda del pensamiento profiláctico veremos que las negras pretenden completar el desarrollo con Ae6 y que de esta manera todas sus piezas ayuden en la defensa.
Tras esto es fácil hallar la mejor continuación.

22.d5
Sin poder usar la casilla e6 las negras no podrán defenderse cómodamente.
22...Ad6 23.Tf7 Dh4 24.g3 Dh5 25.Ag6 Dg5 26.c5 Axc5 27.Txc7 Ag4 28.Tf1 Ad4 29.Tcf7 Ac5 30.b4 Ad6 31.dxc6 bxc6 32.Dd3 De5 33.Dd2
1–0

Táctica (1)

abril 06, 2009 2 Comments

Con frecuencia os dejaremos un problema para ejercitar un poco el cálculo.



Juegan las blancas. Mate en 3.


La solución la encontrarás muy pronto en un comentario a este post.

Un enemigo llamado superficialidad

abril 04, 2009 1 Comments

Hace unos días me encontraba impartiendo clases con un grupo de alumnos con los que trabajo regularmente. Les mostré la siguiente posición.



Juegan las blancas. Les pedí que valoraran esa posición. Inmediatamente un joven alumno me comentó que prefería la posición del blanco. No habían pasado ni 10 segundos. Protesté rápidamente. No se trataba de si llevaba razón o no, sino que la posición no es nada sencilla como para alcanzar un veredicto en tan poco tiempo.

- En realidad creo que me gustaría jugar esta posición tanto con blancas como con negras - agregó pronto, por lo que me dí cuenta que no estaba decidido a profundizar un poco en la posición.

En este artículo no es importante, en realidad, si las blancas están mejor o peor, sino el daño que puede hacerle al jugador el llegar a conclusiones con excesiva rapidez.

Entonces recordé una anécdota que me contó hace tiempo un amigo ajedrecista. Durante un torneo de partidas rápidas, entre ronda y ronda, unos aficionados analizaban una partida bastante complicada. En una de las variantes que miraban llegaron a una endemoniada posición.

- ¡Las blancas están ganando! - gritó inmediatamente uno de ellos.
- ¡No! ¡Están perdidas! - respondió otro.
- ¡No! Ganan las blancas... - anadía otro.

En ese momento pasaba el G.M. Daniel Cámpora junto al tablero y uno de ellos le pidió su opinión.

- Las blancas están mucho mejor, ¿verdad maestro?

- Son las negras las que tienen ventaja, ¿verdad? - inquirió otro.

Cámpora, caballero siempre dentro y fuera del tablero, atendió la pregunta de los aficionados. Quedó absorto en la posición un buen rato, mientras todos esperaban en silencio el veredicto magistral.

Cuando hubo pasado un buen rato el maestro miró al grupo que esperaba impaciente la respuesta. Con gesto de resignación, Cámpora se encogió de hombros y dijo:

- ¡Qué sé yo...!

Espero que no sea necesario explicar la moraleja.

Finales. Estudios de Reti (1)

abril 03, 2009 0 Comments

Richard Reti no sólo fue un gran jugador sino también un extraordinario finalista y un excelente creador de composiciones. Una de las ideas más admiradas que mostró en algunos de sus estudios, y que dicho sea de paso, aparece en multitud de estudios de otros autores, es la denominada Maniobra de Reti, fundamental en los finales de peones y aplicable como veremos en el futuro en otros finales con peones y piezas.

A esta maniobra dedicaremos varios artículos, comenzando por este en el que vemos la idea original tal y como nació.
Con la intención de que los que no conozcan este final (imprescindible por otra parte) traten de resolverlo, os ofrecemos el diagrama pero tendréis que esperar unos días hasta que publique la solución.




Blancas juegan y hacen tablas.

La primera vez que se ve este estudio parece imposible que las blancas puedan salvar el final. El rey blanco no llega al peón negro y, sin embargo, el rey negro sí llega al peón blanco.
Ha llegado el momento de pensar. Merece la pena.
Solución:
1.Rg7! h4
[1...Rb6 2.Rf6 h4 (2...Rxc6 3.Rg5=) 3.Re5! (3.Rf5? h3 4.Rf4 (4.Rg4 h2 5.Rg3 h1D–+) 4...h2) 3...h3 (3...Rxc6 4.Rf4 h3 5.Rg3=) 4.Rd6 (4.Rf4? h2 5.Rg3 h1D–+) 4...h2 5.c7 (5.Rd7? h1D 6.c7 Dd5+ 7.Re8 (7.Rc8 Dd6 8.Rb8 Dxc7+ 9.Ra8 Dd8#) 7...Rxc7–+) 5...h1D 6.c8D=]
2.Rf6! Rb6
[2...h3 3.Re7! a) 3.Re6! h2 (3...Rb6 4.Rd6 h2 5.c7=) 4.c7 h1D 5.c8D+ ; b) 3.Re5? h2 4.Rd6 h1D 5.c7 Dh3–+; 3...h2 4.c7 Rb7 5.Rd7! h1D 6.c8D+ Rb6=]
3.Re5!
El rey se acerca tanto al peón enemigo como a su propio peón, amenazando apoyar su avance. Esa es la clave de la famosa maniobra de Reti. [3.Rg5? h3 4.Rf4 (4.Rf5 Rxc6 5.Rf4 h2 6.Rg3 h1D–+) 4...h2 5.Rg3 h1D–+]
3...h3
[3...Rxc6 4.Rf4! h3 5.Rg3=]
4.Rd6!
[4.Rf4? h2 5.Rg3 h1D–+]
4...h2
[4...Ra7 5.c7 h2! (5...Rb7? 6.Rd7 h2 7.c8D+ Rb6 8.Dc7+ Rb5 9.Dxh2+-) 6.c8D h1D=]
5.c7
[5.c7 h1D 6.c8D=]
½–½

Vídeos de la Apertura Ruy Lopez en YouTube

abril 02, 2009 , 5 Comments

Hace menos de un año publiqué en YouTube 4 vídeos de introducción a la Apertura Ruy Lopez. El primero de ellos ha sido visualizado ya casi 40.000 veces. Con mucha frecuencia recibo mensajes de aficionados de diferentes rincones del mundo felicitándome por ellos. Algunos monitores de sitios muy diferentes me piden permiso para usarlos en sus cursos. Esto me anima a publicar alguno más. Podéis dejar sugerencias en un comentario a este post.















¿Cómo crear un repertorio de aperturas?

abril 01, 2009 , 1 Comments

En la práctica, y dependiendo del nivel de cada jugador, unas aperturas pueden resultar más efectivas que otras. Personalmente en mi tarea de conseguir que mis alumnos mejoren, me veo en la obligación de mirar a largo plazo, es decir, elegir no sólo las aperturas que puedan resultar efectivas en un plazo de tiempo inmediato, sino elegir aquellas que contribuyan al desarrollo ajedrecístico del jugador.

Explicaré esto último con más detalle. Lo ideal para el jugador que desea progresar es entender las principales estructuras de peones a las que se suele llegar en el medio juego, comprender los tipos de centro y los planes que conllevan.

No será lo mismo de útil para el alumno, repito pensando a largo plazo, conocer las estructuras y tipos de centro a los que se llegan jugando con negras un Gambito de Dama o una India de Rey, que si jugamos un Gambito Budapest, por poner un ejemplo.Estudiando el Gambito de Dama tendremos que conocer posiciones con peón de dama aislado, peones colgantes o Estructura Calsbard, por citar algunas y si estudiamos la India de Rey, tendremos que familiarizarnos con los centros cerrados o los centros con peón blanco en e4 y negro en e5 y la columna d abierta. Estas posiciones resultan estratégicamente muy enriquecedoras y se podrán alcanzar a través de muchas otras aperturas.

Es cierto que conociendo bien el Gambito Budapest, podremos ganar partidas rápidamente contra jugadores flojos que caen en las celadas que esconde este gambito, pero no hay que confundirse, ya que esto a largo plazo no nos ayudará mucho.Lo que digo del Gambito Budapest es sólo un ejemplo.

Creo que tampoco es muy útil para el jugador que aspira a progresar, estudiar por ejemplo, la apertura Larsen o la Orangután con blancas. Se puede acabar conociendo tipos de posiciones muy exclusivos de esas aperturas que poco ayudarán para conocer las principales estructuras y tipos de centro.Para saber cuáles son las aperturas más útiles de conocer basta echar un vistazo al repertorio de los jugadores de élite. Claro que tendremos que tener en cuenta el estilo y las características del alumno para saber cuáles son las más convenientes.

Sobre esto hablaremos próximamente en la segunda parte de este artículo.

Test de ajedrez (1)

abril 01, 2009 0 Comments

Te proponemos un ejercicio para practicar tu juego favorito tratando de encontrar algunas de las jugadas que se realizaron en esta partida magistral.

Ve avanzando jugada a jugada pinchando el tercer botón que se halla bajo el visor. Cuando aparezca un texto debajo del visor sigue las instrucciones. Ve anotando los puntos que sumas cuando aciertas las jugadas que se te piden. Junto al tablero del visor están anotadas las jugadas. ¡No hagas trampa! No mires si quieres que el ejercicio sea útil.








De 0 a 11 puntos: Hay que pensar más...
De 12 a 20 puntos: Bien hecho
De 21 a 26 puntos: ¡Muy bien!
De 27 a 35 puntos: ¡Excelente!
De 36 a 41 puntos: A sus pies G.M., es un honor que se entretenga en estos juegos mundanos...
Más de 41 puntos: ¡Aprende a sumar por favor!